El local aprovechó una error defensivo para ponerse arriba y cuando ya no quedaba tiempo, apareció el paraguayo para poner al Pirata de nuevo en las copas.

Belgrano igualó de manera agónica ante Defensa y Justicia 1 a 1 y matiene el último lugar de ingreso a la Copa Sudamericana. Ciro Rius había puesto en ventaja al local a los 29 del segundo tiempo, mientras que Epifanio García con un golazo desde afuera de área puso el empate a los 48.

El partido arrancó con poco ritmo, con ambos equipos tratando de hacerse dueños de la pelota pero sin mucha conexión entre líneas. Suárez y Sequeira se movieron como dupla de ataque. El 10 arrancó desde atrás para que Sequeira se mueva bien de punta y juntos armaron la primera de peligro.

Fernando Márquez, a los 22 minutos, tuvo la más clara. Se fue mano a mano con Acosta pero demoró en rematar y pudo salvar la defensa Pirata. Fue el primer aviso de los recursos ofensivos del Halcón.

Al Pirata le costó salir jugando con claridad y encontrar a Suárez. Defensa y Justicia armó sus mejores ataques mediante la recuperación en mitad de cancha. Rius, Bordagaray y Márquez complicaron a la defensa pero sin demasiada claridad.

En la segunda etapa, Belgrano salió más decidido a buscar el arco rival y manejó la pelota con más criterio. Presionó mejor y contó con algunas chances. La más clara estuvo en los pies de Brener, que recuperó la pelota cerca del área y encaró, pero su remate fue detenido por Unsaín.

La jugada del gol de Defensa llegó luego de que Romero pasara al ataque y quedara el equipo mal parado ante la salida rápida del local. Cuando el Pirata estaba mejor y llegando con cierta claridad, llegó el error defensivo y la apertura del marcador a falta de 15 minutos.

En el afán de búsqueda de la igualdad, Belgrano comenzó a desordenarse y llegó la desesperación. A tres minutos del final, Juan Quiroga se fue expulsado por doble amarilla y dejó a su equipo con diez. La primera tarjeta había sido por una plancha a la rodilla de un rival que bien pudo haber motivado la roja directa.

Cuando ya no quedaba tiempo ni esperanza, apareció Epifanio García para devolverle una sonrisa al Pirata. Agarró de zurda una pelota muerta lejos de área y su remate se metió pegada al palo de Unsaín, que pensó que la pelota salió y no estiró las manos.

Con este resultado, Belgrano quedó en el puesto 11° y sigue en zona de Sudamericana. Defensa se quedó en 29 unidades.