Talleres no solo apunta a lo deportivo y el proyecto institucional del Matador también busca formar personas.

En ese sentido, están llevando adelante un programa que tiene como intención que los futbolistas menores de 18 años puedan culminar sus estudios secundarios.

Y también abrieron esa chance para los adultos que ya integran el plantel profesional.

“Hay un jugador que no tiene la selección… se llama Pablo Guiñazú”
La buena noticia es que varios de ellos se animaron a dar el paseo y volvieron a las aulas.

Esto se lleva a cabo a través del programa de inclusión y terminalidad educativa PIT y la propuesta de educación para jóvenes y adultos CENMA.

Jugadores como Javier Gandolfi, Carlos Quintana o Guido Herrera asistieron a las primeras clases para informarse y buscar culminar el secundario.

El club, además, avanza en acuerdos con ámbitos educativos públicos y privados para que también puedan continuar sus estudios terciarios y universitarios.