Independiente tenía la chance de pasar a depender de sí mismo en la pelea por ingresar a la fase de grupos de la Copa Libertadores, pero la dejó pasar. En Avellaneda jugó más de una hora con un hombre menos y Gimnasia de La Plata se lo empató en el final. Fue 2-2, resultado que lo deja quinto, hoy en zona de clasificación a la primera fase del torneo continental.

Arrancó muy bien el Rojo en el partido. Aunque encontró a un Gimnasia ordenado, supo cómo vulnerar a su defensa. A los 10 minutos, Silvio Romero tiró un pase atrás y Martín Benítez definió con un remate cruzado para convertir el 1-0.

Parecía que iba a ser un concierto del local, pero todo se complicó unos minutos después de esa alegría.

A los 22, Leandro Contín se escapó entre tres defensores y cuando ingresaba al área, Nicolás Figal lo tomó del hombro, provocando la caída del delantero. El árbitro Silvio Trucco cobró penal y amonestó al defensor.

Pero Figal, molesto por un la infracción cobrada por el árbitro, protestó con vehemencia y Trucco no dudó en mostrarle la tarjeta roja. Tras cartón, gol de Gimnasia. Lo hizo Brahian Aleman, en un penal en el que Martín Campaña no tuvo nada que hacer.

Con un hombre más, Gimnasia comenzó a animarse y en el comienzo del segundo tiempo exigió más de una vez a Campaña. Pero las más claras estaban en manos de Independiente. Un remate de Maximiliano Meza, ex Lobo, y otro de Benítez casi cambian el marcador.

Pero el que iba a modificar las cosas iba a ser Emanuel Gigliotti. El delantero empujó casi en la línea un pase de Meza, quien no quiso festejar por su pasado en Gimnasia. Así, con Independiente arriba, la Copa empezó a verse más cerca.

El Rojo se encaminaba a sumar una victoria clave. Pero Gimnasia no iba a querer. A los 46 del segundo tiempo, cuando parecía que Independiente cerraba en encuentro, Ezequiel Bonifacio definió tras un pase de Fabián Rinaudo y puso el 2-2 definitivo.