Lo primero que le dijeron a Cristian Ansaldi cuando se tuvo que cruzar con Lionel Messi en una cancha fue que no lo golpeara. Categoría 1986, el lateral que sorprendió en la lista de los 23 jugadores argentinos que participarán del Mundial se cruzó con Leo, categoría 87, en algunos entrenamientos de las inferiores de Newell´s. “El entrenador nos decía eso porque era muy chico y apuntaba muy alto”, recordó hace unos años en una de las tantas entrevistas en las que le preguntaron por el Messi versión pequeña. Hoy, confirmado para Rusia 2018 , podrá comenzar a contar cómo es el Messi versión 2018 que sueña con ganar un Mundial.

Hace diez años Ansaldi dejó la Argentina para jugar en Europa. Antes, entre 2005 y 2008, jugó 29 partidos en Newell´s. La característica principal que desarrolló en esa época y que hoy fue determinante para ocupar un lugar entre los 23 es que puede jugar por ambos laterales. Al manejar bien ambos perfiles, Ansaldi le da variantes a los puestos en los que Sampaoli no tiene muchas opciones.

El entrenador que lo afianzó en Primera División fue Ricardo Caruso Lombardi, que así lo recuerda: “Cuando empecé a dirigir a Newell’s (en 2007), me llamó la atención que había un pibe al costado de la cancha. Le pregunté por qué no lo ponían y me respondió que porque era colorado. Me cayó bien y le seguí preguntando: ‘¿Qué otra cosa te gusta hacer?”, y me respondió muy contento: ‘Cazar pajaritos, tengo como 70’. Lo puse en la práctica, hubo un tiro libre y lo pidió. Se paró como para darle con cualquiera de los dos perfiles, y pensé, este se agrandó. A ver pibe, pegale con la derecha, le dije. Y la clavó en el ángulo del arquero, que era Justo Villar. ‘Y ahora con la izquierda’, insistí. Y otra vez al ángulo”. Fue tal el vínculo que forjaron que Ansaldi contó que cuando fue transferido, lo llamó al entrenador para agradecerle por la confianza que le había dado.

Su primer destino europeo fue Rubin Kazan, de Rusia. Allí Ansaldi jugó cinco años y ganó dos ligas de la primera división, dos Supercopas rusas y una Copa de Rusia. En la temporada 2013/14 tuvo un paso fugaz por Zenit, hasta que el Cholo Simeone lo pidió para Atlético Madrid y se fue sin dudarlo.

En España no pudo encontrar la continuidad que fue a buscar: jugó sólo diez partidos en un año y fue transferido a Genoa, de Italia. Allí también estuvo un año y fue importante para el equipo: jugó 25 partidos y por su buen nivel lo compró Inter.

En el club milanés también tuvo continuidad, aunque luego de 26 partidos fue transferido el año pasado a Torino, donde juega en la actualidad. De hecho, ayer, en el último partido de la temporada, fue expulsado. Nicolás Burdisso, compañero en Torino, habló con TyC Sports y lo definió así: “Cristian está físicamente bien, ha hecho una gran temporada. Se lo merece y para nosotros no es una sorpresa. Es un lateral diferente a los que están en la hipotética lista que iría a Rusia. Ha tenido un gran año, puede jugar por los dos laterales y es más ofensivo que defensivo, por lo que es una alternativa muy válida para la Selección”.

Antes, quien había hablado fue el propio Ansaldi, que tal vez intuyendo que la noticia ya estaba casi confirmada, no pudo ocultar su alegría: “Hace cuatro años que vengo con este sueño, uno tiene que seguir trabajado. Si llego a estar entre los 23, sería un sueño cumplido”.

Su paso por la selección

Su primera experiencia con la selección fue en febrero de 2008, cuando fue citado para formar parte del plantel que se preparaba para los Juegos Olímpicos de Pekín. Si bien jugó un amistoso contra Guatemala, el entrenador de ese momento, Sergio Batista, decidió que no formara parte del equipo olímpico.

Más tarde, el 14 de noviembre de 2009, fue convocado por Diego Armando Maradona para disputar un amistoso contra España, como preparación para el Mundial que se iba a disputar en Sudáfrica en 2010, al que tampoco pudo ir.

Para Sabella, Ansaldi fue una opción en 2013, a un año de Brasil, pero no tuvo minutos en el amistoso contra Suecia en Estocolmo, y con el tiempo su chance se diluyó.

En el ciclo de Martino también tuvo un lugar en la gira por Inglaterra, pero no jugó. Y ya con Sampaoli también fue citado para una serie de amistosos en los que tampoco tuvo minutos. Hoy, otra vez le llegó la oportunidad.