Las imágenes hablaban por sí solas. Las cámaras lo seguían y mostraban su desconsuelo, relegando a un segundo plano los festejos de Real Madrid. El arquero de Liverpool, Loris Karius, fue el gran protagonista de la final de la Liga de Campeones de Europa, que el sábado volvió a coronar al equipo español.

El guardameta alemán de 24 años cometió dos errores garrafales que le costaron el partido al conjunto inglés y fue el blanco directo de las burlas y las críticas. Pero el domingo, y tras una sentida carta del futbolista donde pedía perdón y agradecía el apoyo de los hinchas, un grupo de fanáticos cruzó el límite y lo amenazó de muerte en las redes sociales.

Por esto, la policía inglesa decidió abrir una investigación al respecto. “Espero que toda tu familia se muera” o “voy a ir a matar a tu mujer”, fueron algunas de las amenazas más fuertes que recibió Karius después del 3-a del sábado.

Dichas intimidaciones preocuparon a las autoridades, quienes advirtieron: “Nos tomamos muy en serio estos mensajes. Cualquier acto malicioso o comportamiento amenazante será objeto de una investigación”. El hecho deja de manifiesto, también, que no sólo en Argentina la pasión por el fútbol se ve manchada por actos o gestos de violencia irracionales.

• La carta de Karius tras sus errores en la final.

El arquero de Liverpool Loris Karius reconoció que no pudo dormir tras los errores que cometió en la final de la Liga de Campeones que los “reds” perdieron el sábado ante el Real Madrid en Kiev.

“No he podido dormir hasta ahora”, escribió el portero alemán en el primero de una serie de tuits que publicó en la tarde del domingo.

“Las imágenes se siguen sucediendo una y otra vez en mi cabeza. Lo lamento infinitamente por mis compañeros, por ustedes los fans y por todo el cuerpo técnico”, agregó, todavía golpeado tras la caída por 3-1 ante Real Madrid. “Sé que lo arruiné con estos dos errores y los he decepcionado a todos”.

Karius vivió una noche de pesadilla al regalar dos de los goles de Real Madrid. El arquero entregó el primer tanto cuando al intentar sacar rápido el francés Karim Benzema le interceptó el pase con la punta de su botín. Y sobre el final del partido, tuvo una intervención muy débil ante un remate de Gareth Bale, que se transformó en el tercer gol del Real Madrid.

“Me gustaría poder volver atrás el tiempo, pero no es posible. Se siente aún peor el haber sentido que podríamos haber ganado al Real Madrid. Estuvimos en partido durante mucho tiempo”, continuó con su descargo.

Y para finalizar, agradeció a los fans que lo apoyaron pese a los errores y prometió volver más fuerte. “Gracias a todos nuestros increíbles fans que vinieron a Kiev y me apoyaron tras el partido. Esto demuestra una vez más la gran familia que somos. Gracias a todos, volveremos más fuertes”.