Diego Schwartzman, duodécimo del mundo, se clasificó por primera vez a cuartos de Roland Garros tras remontar dos sets al sudafricano Kevin Anderson (7º) y jugará en busca de las semifinales ante Rafael Nadal, en una instancia donde también estará Juan Martín Del Potro, que sigue a paso firme y pasó al estadounidense John Isner.

El “Peque” Schwartzman, con 33 centímetros menos de altura que su rival sudafricano (203 centímetros), vio no obstante cómo un fulgurante inicio de Anderson le puso dos sets en contra en poco más de 1 hora, y lo resolvió con parciales de 1-6, 2-6, 7-5, 7-6 (7-0) y 6-2.

Intratable desde el fondo de la pista y en las subidas a la red, Anderson sólo concedió un juego en la primera manga.

La segunda siguió un esquema parecido, y fue en la tercera donde se pudo ver al Schwartzman que hasta estas alturas del torneo había perdido menos juegos que Rafa Nadal (21 por 24).

“Estaba un poco sorprendido, no me esperaba sus dos primeros sets”, confesó Schwartzman en conferencia de prensa.

Con 4-5 en contra, el argentino rompió con brillantez el servicio del sudafricano para disputar dos juegos más, que se apuntó a su favor.

“En el tercero traté de ser más agresivo, en los dos primeros Kevin había dominado todas las facetas del juego. Yo no le hacía nada y él me lo hacía todo, intenté pegarle más fuerte en los reveses cruzados”, explicó el argentino, que no llegó a rendirse pese a lo adverso del resultado. “Siempre creo que puedo ganar, es lo primero que pienso al saltar a la pista”.

En una disputada cuarta manga, el argentino también rompió el servicio de su rival cuando perdía 4-5 con un juego en blanco a su favor, y finalmente se llevó en también sin mácula el tie-break (7-0).

Eso le dio ánimos para adjudicarse la manga definitiva aprovechando la mayor fatiga del sudafricano de 32 años luego de casi cuatro horas de partido.

Con 5-2 en el quinto set, Schwartzman cerró el partido con un ace que obligó al árbitro principal a verificar el lugar del bote de la pelota, cuando el bonaerense ya se hallaba tendido, brazos en cruz, sobre el polvo de ladrillo parisino celebrando su épica victoria.

A Anderson, que había perdido en 9 de sus 11 presencias en octavos de un Grand Slam, no le fueron mejor las cosas en esta ocasión ante otro rival argentino, luego de que se quedase a las puertas del título en Acapulco ante Del Potro.

El espigado sudafricano aspiraba a convertirse en el primer tenista de su país en acceder a la ronda de cuartos en París desde 1967.

“¿Leíste David y Goliat? Siempre trato de pensar en eso cuando juego contra jugadores como Kevin, de más de dos metros”, afirmó Schwartzman aludiendo a la diferencia de altura con su rival.

Precisamente Del Potro, otro tenista de altura, queda por el momento como el otro latinoamericano en los cuadros masculino y femenino con opciones de levantar la Copa de los Mosqueteros después de superar en octavos al estadounidense John Isner (10°), por un triple 6-4.

La Torre de Tandil, que no se metía entre los ocho mejores del Grand Slam parisino desde 2012, siendo el último argentino en llegar a esa altura de la competición, se medirá con el croata Marin Cilic o el italiano Fabio Fognini por un puesto en semifinales.

Con las victorias de Del Potro y de Schwartzman, éste último ante el sudafricano Kevin Anderson, Argentina coloca a dos de sus representantes en cuartos de final de Roland Garros por primera ocasión desde 2005.

El triunfo supuso asimismo para Delpo un nuevo hito personal; convertirse en el tercer tenista argentino en lograr al menos tres clasificaciones a cuartos de final del Grand Slam de la tierra batida, junto a Guillermo Vilas (9 presencias) y Guillermo Cañas (3).

Tras golpear a los franceses Nicolas Mahut y Julien Benneteau, y al español Albert Ramos, Isner pasó a engrosar el listado de víctimas que deja Del Potro en esta edición de Roland Garros.

Isner, por su parte, deberá esperar al menos un año para convertirse en el primer estadounidense en acceder a cuartos de Roland Garros desde que lo lograse André Agassi en 2003.

De su lado, Schwartzman está ya por primera vez en los cuartos del torneo parisino, igualando además su mejor actuación en un Grand Slam, con los cuartos de final en el pasado Abierto de Estado Unidos, que se mantienen como su techo en un grande.

El Peque Schwartzman unió su nombre al de sus compatriotas Guillermo Vilas, Juan Martín del Potro, David Nalbandián, Guillermo Coria, Guillermo Cañas, Juan Ignacio Chela y José Luis Clerc como los únicos argentinos en haber alcanzado los cuartos en más de un Grand Slam.

El próximo rival de Schwartzman será el número 1 del mundo Rafa Nadal, verdugo del alemán Maximilian Marterer, y en cuya academia de Manacor Schwartzman realizó parte de su preparación para Roland Garros.

“Fui a ver si descubría su secreto, pero no hay manera de descubrirle los secretos a Rafa. Es como la receta de esa bebida que está buena… que sólo la conoce el equipo”, sonrió el Peque.