Claudio Chiqui Tapia, presidente de la AFA, se presentó frente a los periodistas que estaban en la sala de prensa del club Barcelona y habló sobre la suspensión del partido entre la selección argentina e Israel, que se iba a jugar el próximo sábado y que sería la última presentación del equipo de Jorge Sampaoli antes del Mundial Rusia 2018. No aceptó preguntas y, en un breve comunicado, aseguró que él tomó la decisión y pidió disculpas a todos los involucrados.

“Los que nos tratan de ignorante nos subestiman. Porque hace más de 70 años que existe este conflicto. Lo que sucedió en las últimas horas nos llevó a tomar esta decisión. Mi responsabilidad como presidente de la AFA es bregar por la seguridad de mi gente, por eso tomé la decisión”, remarcó el dirigente, que habló de corrido y sin interrupciones.

Y agregó: “Por eso, pedirle disculpas (sic) a la comunidad israelí, porque no es nada contra ellos. Espero que todos entiendan esta decisión, que yo tomé, como un aporte a la paz mundial. El fútbol trasciende religiones, trasciende sexos, porque todos los sexos juegan al fútbol (sic), y no tiene nada que ver con la violencia. Y permite darle la posibilidad a estos chicos (por los jóvenes que iban a conocer al plantel argentino en Jerusalén), que viven en situaciones muy difíciles, de conocer a sus ídolos”.

Por último, dejó abierta la posibilidad de volver a organizar otros eventos con la comunidad de Israel. “Dejamos las puertas abiertas para en el futuro poder hacer acciones juntos en Israel o en otros lugares”, cerró.