Una fina lluvia dejó las espadas en lo alto hasta el jueves en el duelo del español Rafa Nadal (N.1 del mundo) y el argentino Diego Schartzman (12º), con un set a favor del “Peque” en el momento de la suspensión, que también mantiene en vilo al tandilense Juan Martín Del Potro (6°) emparejado con el croata Marin Cilic (4°).

Nadal y Schwartzman llevaban 2 horas disputadas, por los 71 minutos de juego entre Del Potro y Cilic cuando los organizadores decidieron que se cubrieran de nuevo las pistas con las lonas.

Ambos partidos ya habían sido interrumpidos durante 50 minutos en un primer momento también por la lluvia, reemprendiéndose durante apenas 15 minutos.

• Nadal sin récord.

Pese a que las espadas siguen en todo lo alto en ambos partidos del cuadro masculino, Nadal vio cómo Schwartzman interrumpía su racha de 37 parciales a su favor, desde su derrota ante el serbio Novak Djokovic en cuartos de final en 2015 (7-5, 6-3, 6-1).

El récord seguirá pues en manos del sueco Björn Borg, seis veces laureado en Roland Garros, con 41 sets ganados consecutivamente.

Nadal y Schwartzman, buenos restadores, y que no tienen en el saque su mejor arma, ofrecieron varias roturas de servicio en las dos primeras mangas. Y aunque la primera cayó del lado del bonaerense, el mallorquín partirá el jueves con ventaja para apuntarse la igualada, con 5-3 a su favor, y con 30-15 favorable.

En tanto, en la Suzanne-Lenglen, Cilic (4º) y Del Potro (6º) disputaban el tie-break para dirimir una igualada primera manga, donde intercambiaron dominio.

Los ganadores de ambos partidos se medirán el viernes en una de las semifinales, mientras que para la otra ya están clasificados el austríaco Dominic Thiem (8º) y el italiano Marco Cecchinato (72º).

• Frenazo en seco a Sharapova.

La lluvia respetó el cuadro femenino, en el que la española Garbiñe Muguruza y la rumana Simona Halep se citaron para una semifinal en la que se jugarán el pase al partido por el título en París y el liderato de la clasificación mundial.

El duelo entre la hispanovenezolana y la rusa María Sharapova se presentaba más igualado, pero Muguruza endosó un abultado 6-2, 6-1 a la mediática tenista rusa, lo que dispara a la española nacida en Caracas en las apuestas para conquistar su segundo Grand Slam parisino.

Muguruza, de 24 años, ganadora en París en 2016, cosechó la primera victoria de su carrera ante la tenista rusa, laureada con dos títulos en Roland Garros, y ahora buscará el pase a su segunda final en el Grand Slam sobre tierra batida ante la rumana Simona Halep (N. 1 del mundo), verdugo de la alemana Angelique Kerber (12ª), (6-7 (2/7), 6-3, 6-2), y ante la que también se jugará salir del torneo como primera del ranking mundial.

“Le doy menos importancia a eso que antes”, confesó Muguruza, sorprendida al conocer esa posibilidad durante la conferencia de prensa posterior a su partido.

La española, que no ha cedido un solo set en esta edición de Roland Garros, se deshizo de Sharapova en apenas 1 hora y 10 minutos, en un partido en el que ninguna de las dos explotó a pleno rendimiento el juego agresivo que las caracteriza, mostrando Muguruza una mayor regularidad y cometiendo menos errores.

Un break en el primer juego a favor de Muguruza y las sucesivas dobles faltas de la rusa fueron decantando un primer set que cayó del lado de la española, que llegó a ponerse 4-0, en 45 minutos.

El segundo parcial comenzó con la misma tónica, con Muguruza rompiendo el servicio de su rival, y aunque la rusa respondió con otro break que puso el empate a uno, Garbiñe metió la directa hacia semifinales frenando en seco la progresión de la mediática tenista rusa, que regresaba a Roland Garros tras tres años de ausencia, y después de haber cumplido una sanción de 15 meses de suspensión por consumo de Meldonium, un producto declarado dopante.

“Fue una buena actuación, un partido serio, estoy feliz”, declaró la española en conferencia de prensa.