La Federación de Fútbol de Israel impulsará el reclamo que los empresarios involucrados en la organización del amistoso que la Selección debía jugar con el representativo de aquel país presentarán ante la FIFA para pedir la suspensión internacional de la Argentina por “discriminación religiosa” a partir de la cancelación del mencionado encuentro por las amenazas que los futbolistas de la Albiceleste recibieron de representantes de la comunidad palestina.

La comitiva que hará el reclamo en la sede de la FIFA en Zúrich, Suiza, está encabezada por el empresario Ariel Raber, propietario de la productora israelí Comtec Group (la misma que entre otros eventos organiza El Giro de Italia) y respaldada por un reconocido cuerpo de prestigiosos abogados internacionales luego de la infructuosa reunión que el hombre de negocios mantuvo ayer en Madrid con Claudio Chiqui Tapia, presidente de la AFA, para intentar renegociar el amistoso.

El pedido ante la FIFA para la desafiliación de la Argentina del plano internacional, lo que podría poner en riesgo la participación de los de Jorge Sampaoli en el Mundial de Rusia 2018, se hará mediante la Federación de Fútbol de Israel, ciudad donde el descontento con los dirigidos por Jorge Sampaoli es absoluto por la desprolijidad con la que la AFA encabezada por Tapia manejó el tema.

La empresa Comtec, por su parte, solicitará que la AFA se haga cargo de las demandas millonarias que, ante la suspensión del partido, comenzó a recibir por parte de los aficionados que habían adquirido las entradas, de los sponsors y de la cadena de televisión que brindaría la transmisión del partido.

Ariel Raber le advirtió de este escenario a Tapia, quien le ofreció la devolución de los 2 millones de dólares que Comtec ya le había pagado a la AFA para el traslado de la delegación nacional hacia Israel y el poder absoluto de la organización de las dos fechas FIFA que la Argentina tendrá en noviembre con la única condición de no jugar en Israel ni ante la selección de ese país, lo que no complació al empresario.

A partir de la inviabilidad de la negociación ya no hubo más espacio para el diálogo y los empresarios tomaron rumbo a Suiza para hacer la presentación ante la FIFA.