El seleccionado argentino consiguió la clasificación a los octavos de final del Mundial de Rusia por su corazón y rebeldía, según dijo hoy su entrenador, Jorge Sampaoli, tras la agónica victoria 2-1 sobre Nigeria.

“Estos jugadores jugaron con el corazón y mucha rebeldía. Lo más trascendente de la noche fue la valentía; encontraron lo que fueron a buscar con mucho coraje”, sotuvo Sampaoli en la conferencia de prensa posterior al triunfo.

Argentina estaba eliminada cuando Marcos Rojo marcó el gol de la salvación a los 86 minutos. Ahora la “Albiceleste” chocará con Francia en los octavos de final.

Según el seleccionador, “esto fortalecerá las chances (de Argentina) de cara al futuro” y reiteró que “cada partido será una final”.

“Este es un triunfo del autoconvencimiento y convicción de los jugadores que saben que tienen un rasgo de jerarquía importante ante un equipo heterogéneo que tenía la tranquilidad de que con el empate clasificaba”, explicó el entrenador, muy criticado durante la semana por el mal inicio de la “Albiceleste” en Rusia 2018.

Además, opinó sobre el choque de octavos de final ante Francia. “Jugamos contra un equipo extremadamente candidato, que lleva un proceso largo y mucho más longevo que el nuestro. Vamos a necesitar regularidad para imponernos en un partido muy difícil”, argumentó.

Consultado sobre la actuación de Messi, Sampaoli comentó: “Leo jugó en la derecha para intentar sumarse a los volantes; lo importante con Leo es que todo su entorno le dé tranqilidad y continuidad en el juego. Cuando él se aísla con el juego, Argentina sufre”.

Al finalizar el juego, Messi se abrazó con el entrenador, en un gesto que pareció poner fin a rumores de enfrentamiento de la conducción con los jugadores.

Al respecto, Sampaoli comentó: “El gesto del saludo me pone orgulloso porque sabe muy bien la pasión que yo le pongo a cada cosa que hago”.

Por último, el seleccionador explicó cómo puede mejorar Messi. “Va a tener que estar apuntalado por el resto de los jugadores para que pueda dar lo que dio hoy en gran parte del partido”.

“Lo más importante de Leo es su parte humana, que siente, sufre y llora y se pone feliz como un argentino más, y eso lo hace más grande de lo que es”, finalizó.