En un partido vibrante y con un gol en el último minuto de tiempo adicionado, Bélgica derrotó por 3 a 2 a Japón y clasificó a los cuartos de final del Mundial de Rusia 2018, donde se medirá contra Brasil que, en el otro choque de este lunes, le ganó 2 a 0 a México.

El encuentro tuvo un primer tiempo discreto, donde ninguno de los conjuntos logró sacarse ventaja. Sin embargo, el complemento fue una etapa plagada de emociones con 5 goles en total que sellaron el pase de los europeos a la siguiente fase, reivindicándolos como uno de los grandes candidatos a quedarse con el certamen.

Apenas comenzada la segunda etapa, los japoneses golpearon con un gol de Genki Haraguchi , que abrió el marcador a los 48, cuatro minutos antes de que Takashi Inui rubricara el 2-0 con un disparo desde la frontal, asestándole lo que, en principio, parecía un golpe de muerte para el seleccionado belga.

Lejos de resignarse, los europeos comenzaron adelantar sus líneas con pelotazos cruzados para sus delanteros que jugaban a espaldas de los centrales japoneses, apostando a la baja estatura del combinado asiático, que encontró espacios en las contras pero que no pudo definir el marcador.

Fue a los 69 minutos que Jan Verthongen acortó distancias tras conectar un insólito pelotazo con la cabeza y mandar el balón adentro del arco japonés. Apenas cinco minutos después, Marouane Fellaini igualó con otro gol de cabeza, aprovechando la considerable diferencia de estatura con los defensores el equipo isleño.

A los 92 minutos, cuando el partido moría y se dirigía hacia el alargue, Honda pateó un potente tiro libre que el arquero Courtois lanzó al córner con una gran volada. Tras la ejecución desde la esquina, el guardameta se hizo con la pelota y sacó una contra fulminante de arco a arco que terminó con un golazo de Nacer Chadlin, que decretó la victoria de Bélgica.

Los belgas estarán por tercera vez en unos cuartos de final de un Mundial, tras México-1986 y Brasil-2014, donde el viernes próximo les espera Brasil, vencedor 2-0 de México este lunes.

Bélgica, que vive este Mundial como la última oportunidad para una generación de oro, sufrió hasta el último minuto ante unos nipones que con dos zarpazos hicieron temer a los Diablos Rojos por su clasificación.

Los japoneses dificultaron de inicio el juego belga con su presión arriba buscando al hombre con el balón, hasta que Kevin de Bruyne y Hazard empezaron a mover el balón hacia adelante, donde Romelu Lukaku, de vuelta en el equipo era la referencia.