El árbitro Néstor Pitana fue designado para el duelo de cuartos de final entre Francia y Uruguay. El partido se jugará el próximo viernes desde las 11.

El misionero viene de dirigir el duelo entre Croacia y Dinamarca, que terminó con polémica: sobre la hora, Ante Rebic desparramó por el suelo al arquero danés y cuando estaba a punto de definir con el arco sólo Mathías Jorgensen lo derribó desde atrás. Pitana cobró penal, pero no expulsó al futbolista de Dinamarca.

A pesar de esa acción, la FIFA lo puso al frente de una de las llaves más atractivas de cuartos de final. La decisión habla de lo bien conceptuado que está Pitana, afirmando su candidatura para dirigir la gran final.