Ambos boxeadores se subieron a la balanza en el último encuentro cara a cara previo al combate del año.

En la antesala de la velada que se llevará a cabo en el MGM Grand Arena de Las Vegas, Floyd Mayweather y Manny Pacquiao se subieron a la balanza para culminar con los últimos preparativos de la pelea del siglo.

Con la particular iniciativa de cobrar 10 dólares a quienes quisieron presenciar el pesaje, los protagonistas desarrollaron el último show antes del gran combate. Con sus pulgares hacia arriba, su sonrisa cómplice y el disfrute habitual del momento a puras selfies, el “Pacman” fue el primero en acusar 145 libras (65,685 kg).

En cambio, la presencia de “Money” se basó en la arrogancia propia del invicto. Con una mirada seria, acompañada de su visera rapera y caminata despreocupada, el norteamericano llegó al pesaje con 146 libras (66, 138 kg).

Luego de tomar el pesaje, ambos púgiles se pararon frente a frente para la foto acostumbrada, y se escuchó a Pacquiao decirle un claro “Gracias” a su rival, por haber aceptado esta pelea.

Preguntado después por la prensa sobre ese momento, Mayweather dijo no haber escuchado nada.

“No oí lo que dijo. No estoy aquí para hablar. Ya hemos hablado mucho. Ahora lo que toca es pelear”, apuntó el estadounidense.

La transmisión de la pelea comenzará el sábado a las 22, a través de la TV Pública y DirecTV.

Fuente