El Millonario le ganó 1 a 0 a Boca con gol de Sanchez, de penal, después de una falta de Marín a Martínez. El triunfo fue justo. La semana que viene se define en la Bombonera.

El volante uruguayo Carlos Sánchez marcó el único gol del partido a los 36 minutos del segundo tiempo, de penal.

El árbitro del cotejo fue Germán Delfino quien expulsó al delantero colombiano Teófilo Gutiérrez a los 43 minutos del segundo tiempo.

El ‘Millonario’ logró una victoria vital ante el clásico rival, jugó mejor y se recuperó luego de varios tropezones en el Campeonato de Primera División y en la Copa Libertadores, donde ingresó a octavos como el peor segundo.

En el primer tiempo, River jugó mejor que Boca con Leonardo Ponzio como figura, eje y voz cantante en el campo de juego. El ex volante de Zaragoza encabezó cada uno de los ataques de River que encontró a Boca flojo en la marca e impreciso con la pelota.

River ganó en confianza y fue por más. A los 41, Gutiérrez, después de un contraataque que encabezó Mora y derivó en Mayada, prefirió pegarle al arco cuando tenía al atacante uruguayo en soledad para definir ante Orión.

A los 43 minutos, Delfino, tal vez para emparejar por los errores cometidos en infracciones anteriores, decidió la expulsión de Gutiérrez, de otra noche regular, por una falta a Burdisso, pero no tuvo la misma determinación con Cubas por reiteración de infracciones.

Sobre el final, tanto River como Boca sintieron cansancio, por la presión del entorno y por la producción en los 90 minutos, pero el equipo de Gallardo terminó más entero, con un resultado favorable porque lo ganó y porque además no le convirtieron goles, un factor que suma mucho en este tipo de definiciones como visitante.

Fuente