El 10 de Diciembre asumió la gobernación Gerardo Morales con una muy importante cantidad de jujeños que los votaron (58%), rápidamente y con el envión que le dió la cantidad de votos obtenidos, envió un paquete de leyes a legislatura para empezar a poner en práctica su poder. Además de tener el ejecutivo logró con un importante sector del peronismo (Primero Jujuy y Marcelo Llanos), obtener cuorum propio en el parlamento jujeño, obviamente que para algunos peronistas, los que llamo binormas, inmediatamente pensaron muerto el Rey Viva el Rey. Me refiero a aquellos políticos que ya hace mucho tiempo tienen lazos comerciales con los hombres encumbrados de la Unión Cívica Radical.

Luego de pregonar durante su campaña que Jujuy necesitaba una justicia independiente, porque el Superior Tribunal era manejado y dominado por el ex-vice gobernador, y dándose cuenta rápidamente que el poder legislativo encabezado por Carlos Aquim ya lo tenía en el bolsillo realizó absolutamente lo contrario.

Convocó a una Sesión legislativa para ampliar el número de miembros del Superior Tribunal de Justicia, algo que el propio gobernador criticó fuertemente cuando la misma medida tomó Carlos Menen en la década de los 90. Me refiero a que de 5 pasó a 9 miembros el Superior Tribunal de Justicia, pero además tres de los cuatro nuevos integrantes de dicho Tribunal son absolutamente reconocidos como hombres y mujeres del Radicalismo que responden total y absolutamente a Gerardo Morales, tal es así que dos de ellos renunciaron a la banca de diputados provinciales, recientemente electos (Pablo Baca y Liz Altamirano), quien también pasó a integrar el máximo órgano de justicia es Federico Otaola, reconocido dirigente radical ex-diputado, ex-candidato a vice gobernador y la Dra. Lamas que manifiestan aquellos diputados radicales que es la menos radical, pero responde a Gerardo.

Cuando uno ve esta situación que se consumaba en el plazo de 48 Hs., sesión en la legislatura, aprobación de los postulantes sin presentación de ternas, y posteriormente en un trámite expres juraron como vocales del Superior Tribunal de Justicia y no sólo eso, sino que eligieron nuevo presidente del Superior Tribunal, que casualmente recayó en la ultra-radical clara Lange de Falcone, que a partir del 1º de enero preside el máximo órgano de justicia de la provincia de Jujuy.

Porqué hago referancia a esta situación, porque a pocos días de comenzado el 2016, como había prometido en su campaña, detuvo a la Dirigente Social que acampaba en la Plaza Belgrano, Milagro Salas. Para poder continuar con la líder de la Tupac-Amaru presa, casualmente la causa por la que la detienen quedó en manos del Juez de Feria Gastón Mercau, quien luego de haber asumido su ex-suegra en el Superior Tribunal de Justicia en tiempo record pasó de defensor a Juez.

Es quien está investigando a la jefa de la Tupac-Amaru por enriquecimiento ilícito y malversación de fondos, que está muy bien que se investigue la corrupción en Jujuy, pero  no debe haber hijos y entenados, aquellos líderes sociales que confesaron frente a una cámara de la televisión nacional, haber cometido actos de corrupción, como haber cobrado por obras que no realizaron, pero sí se sacaron fotos con el actual gobernador y gozan  este beneficio de la libertad y de disfrutar lo obtenido a través de la corrupción porque son muchos los cooperativistas desocupados que hoy se vanaglorian con vehículos de alta gama y dicen que son amigos del gobernador por eso están tranquilos.

Y qué pasa con los políticos e intendentes que facilitaron a través de sus municipios por órdenes de la nación remitir fondos a las organizaciones sociales, cabe mencionar que hay políticos radicales y peronistas e intendentes radicales y peronistas. ¿La nueva Justicia de Jujuy va a tener una venda en los ojos para que no haya hijos y entenados?