Una encuesta realizada a nivel local, sobre la base de 700 personas consultadas, reveló que en San Pedro de Jujuy la intención de votos y la imagen positiva de Julio Moisés, su actual intendente, son arrolladoras respecto a sus adversarios políticos de turno. De los encuestados, vecinos del centro de la ciudad y de los barrios periféricos, prácticamente el 50 por ciento coincidió en que no votaría a otro candidato que no fuera el verborragico dirigente peronista. También el relevamiento es categórico en cuanto a la distancia que separa a Moisés del candidato radical, Julio Bravo, a quien actualmente le saca 15 puntos.

En las elecciones del 9 de agosto último, en oportunidad de concurrir a las urnas por las Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias (PASO), los sampedreños que participaron de la contienda dieron una muestra casi irrefutable de las encuestas caceras que habían surgido días antes. Los alrededor de 15 mil votos obtenidos en San Pedro de Jujuy por el Frente para la Victoria son una proyección casi inequívoca de lo que sucederá en las generales del 25 de octubre, siempre que el electorado siga el comportamiento mostrado recientemente.

Incluso, para tener un dato más descriptivo, no es menor que desde adentro del propio radicalismo sampedreño se haya filtrado el comentario realizado con “discreción” por Gerardo Morales para arengar a sus correligionarios, al haber reconocido entre los suyos que de diez votos que se emitirían hoy los sampedreños, cinco serían para Moisés, tres para Bravo y los restantes se repartirían entre los demás candidatos.

Esa proporcionalidad de la que hablan propios y extraños sería irremontable. Tres preguntas realizadas por la encuestadora fueron suficientes para que los consultados dieran su veredicto. ¿Le daría nuevamente su voto al actual intendente?, ¿A quién de la oposición elegiría?, y ¿Por qué?. La contestación fue coincidente en más de la mitad de la gente consultada.

Del total de la muestra, prácticamente la mitad -el 48 por ciento- inclinó sus preferencias por Moisés al contestar que en cada una de sus gestiones al frente del municipio, San Pedro experimentó un avance importante en materia de obras públicas y políticas sociales, recordando que otros intendentes, todos ellos de extracción radical o aliados circunstanciales, como Hilda Delgado de González, Antonio Albornoz y Esteban Fado Zamar, aportaron poco y nada a la prosperidad de la primera ciudad del interior de la provincia.

Las encuestas preelectorales son una aproximación al pensamiento de los ciudadanos. Y este relevamiento efectuado por la encuestadora Revelar no dejan de ser datos concretos sobre el sentir de los sampedreños. De cumplirse este sondeo de opinión, Moisés no tendría sobresaltos en las elecciones de octubre próximo y volvería a retener la intendencia, que según él mismo dijo será su última gestión.-