Si bien el Intendente de San Pedro, Dr. Julio Moisés, dispuso la adquisición de nuevos enseres y la reparación de las instalaciones, de forma que se normalice el servicio lo antes posible, más de cien niños que asisten diariamente a almorzar al Comedor Municipal del barrio Ejército del Norte quedaron sin dicha asistencia social, como consecuencia del accionar delictivo de sujetos desconocidos que ingresaron en horas de la madrugada de este jueves y se alzaron con los utensilios de cocina y otros elementos, causando importantes daños materiales.

El hecho fue descubierto por el personal de la institución, cuando concurrió a cumplir sus tareas a las 7.15 y se encontraron con el portón de entrada del edificio forzado y, en el interior, también se habían roto puertas y candados de la cocina. Entre los elementos sustraídos se cuentan ollas nuevas con las cuales se preparaba la comida para los niños, bandejas para horno y demás elementos, incluso una olla con postre preparado para la presente jornada.

Por esta situación, personal de Comedores tuvo que suspender las actividades en Barrio Ejército del Norte, con lo cual las más de cien menores que asisten al mismo quedaron sin la asistencia del almuerzo del día.

Las empleadas del comedor lamentaron los sucedido y se mostraron muy dolidas, ya que muchas de las cosas que se robaron eran utensilios nuevos que el Intendente Julio Moisés compró este año para renovar el material de trabajo del personal y mejorar el servicio que se brinda a la gente.

La Policía estuvo en el Comedor, registró detalles del robo y se espera que la investigación arroje resultados positivos para encontrar a los delincuentes y recuperar las cosas robadas.

Mientras tanto, el Intendente Moisés dispuso que se arbitren los medios necesarios para que el comedor vuelva a funcionar y no se deje sin servicio a los niños que reciben el alimento y que nada tienen que ver con estos delincuentes que solo saben hacer daño a la comunidad.