El 17 de noviembre es, como muchos lo llaman, “El Día del Militante”, pero más apropiado seria llamarlo “El Día del Militante Peronista”, ya que se recuerda la vuelta del General Perón tras 18 años de exilio.

¿Pero cuantos sabemos y entendemos lo que es la militancia?. La Militancia para el Peronismo es sinónimo de lucha, justicia, honra, entrega, solidaridad y acción. La doctrina peronista es fundacional para la militancia Argentina, ya que fue la posibilidad de ser y hacer, de cambiar la realidad, de crear derechos y alcanzar conquistas de la que ningún pueblo quiere retroceder, eso es mucho más de lo que un militante con vocación precisa para estar motivado.

Pero hay cosas que no entiendo del peronismo de hoy, pregonamos con la palabra y nos olvidamos de hacer. Pienso que hubiese sido mejor y honraríamos el significado del militante si en vez de un acto que solo sirve para la foto hubiésemos salido a recorrer los barrios, hubiésemos realizado trabajos con los ciudadanos que másnos necesitan.

Una de las frases que más me gusta de Perón fue: “Tenemos que formar hombres capaces de decir y hombres capaces de hacer, y en este caso se trata de formar, en lo posible, el mayor número de hombres capaces de hacer, porque en este país, hasta ahora, no hemos formado más que hombres capaces de decir.” Que frase tan acertada para los tiempos que corrían, me imagino que hoy la frase tiene mucho más significado ya que hacemos poco y decimos demasiado.Viene a mí una pregunta ¿a cuántos de los que ayer estaban sentado aplaudiendo y destapando una placa hemos visto caminando los barrios durante un año que no sea electoral?. Puedo contar con los dedos de una mano a los funcionarios que vi en mi barrio desde las últimas elecciones hasta hoy. Me hubiese gustado ver a un joven diputado al que le puse el voto no hace mucho tiempo realizando una jornada con los jóvenes de algún barrio sin distinciones políticas,porque si lo he visto realizando torneos de futbol para algunos militantes del partido. O funcionarios realizando algún trabajo en alguna localidad de la provincia, que lindo hubiese sido.

Que lejos hemos quedado de los ideales de nuestro conductor y aquella gran mujer “Evita” que no le importaba tener que meterse en medio de una huelga de obreros para dar soluciones, a cuantos funcionarios vemos en la calle que podamos preguntarles sobre un trámite o podamos contarles lo que vivimos cada día en nuestros barrios, localidades o trabajos. Recuerdo que Perón decía también: “Cuando un conductor cree que ha llegado a ser un enviado de Dios, comienza a perderse”.

La verdad, la militancia de hoy, a mi entender, deja mucho que desear, nos hemos convertido en obsecuentes de los gobiernos de turno en busca de un cargo, hemos perdido la vocación del trabajo por el otro que con palabras bonitas pregona el Peronismo y como pueblo hemos olvidado que somos quienes posemos el poder y lo delegamos a los gobiernos a través del voto.

Somos una sociedad que ha decidido vivir el momento y buscar la satisfacción propia sin importar lo que al otro le pase, llevándonos a darles la cómoda tarea a los gobiernos de quedarse sentados en sus oficinas sin importar lo que le pase al pueblo.

A ver si volvemos a la realidad, hay un pueblo que quiere ver la cara del gobernador no solo en actos conmemorativos sino negociando paritarias junto a sus ministros, queremos ver un gobernador que camine los barrios no solo para buscar un voto en época de elecciones, queremos ver a los funcionarios trabajando junto a los empleados en los barrios. Si harian esto durante los cuatro años de gobierno que le damos la posibilidad les aseguro no necesitarían hacer campaña tendrían nuestro voto sin dudarlo.

Cierro con una frase bastante conocida para el peronismo “Mejor que decir es hacer, mejor que prometer es realizar” la que escucho en cada campaña pero también nos llevaría a la primera parte de esta nota hay muchos diciendo y pocos haciendo.

Saludos cordiales de un Trotamundos.