Debido a que evidentemente ahora son todos Masistas, los diputados de la Unión Cívica Radical, Frente Primero Jujuy y Frente Renovador, anunciaron que no acompañarán a la reforma constitucional que impulsa el gobierno provincial. En un medio gráfico, Alberto Berniz, jefe de la bancada radical en la legislatura jujeña declaró que “entendemos que la ciudad tiene grandes necesidades” y denunció que “desde el oficialismo intentan poner una cortina de humo para no resolver los grandes problemas sociales y culturales que preocupa, por eso comunicamos a los jujeños, que no va haber reforma de la constitución”.

Por su parte, Alejandro Snopek perteneciente al Bloque Primero Jujuy, declaró que la reforma es temporaria e inoportuna, “no es posible que, en el 2015 estemos discutiendo un nuevo modelo constitucional de la provincia.”

Finalmente, Berniz y Snopek coincidieron en afirmar que “ha llegado el momento de grandes acuerdos para el futuro de la provincia, por lo que no es acertado el debate sobre la base de la política pública”

Sin embargo, históricamente la UCR a reclamado la inexistencia de un Consejo de la Magistratura en la provincia, pero parece que han modificado su opinión, tal vez es porque Gerardo Morales quiere seguir teniendo poder sobre la elección, conveniente, de jueces, fiscales, secretario, es decir, de todo el sistema judicial, como lo viene haciendo desde hace más de 20 años, a través de acuerdos y extorciones.

El poner en la justicia para sacarlo de la política y que no le pida un lugar en el gobierno como Alejandro Domínguez o Titina Falcones, que se encuentra en el Superior Tribunal , porque ya era un estorbo en la política de Gerardo Morales. El Dr. Otola, que aunque es un buen abogado, no es servible a la política del Diputado Nacional Radicalista.

Es así que, el 30% de los cargos que tiene la justica jujeña son puestos por Gerardo Morales, de la misma forma que, se aprobó junto con el oficialismo, la permanencia indefinida de Mario Pizarro, en el directorio de la SuCePu, quien era aspirante a ser diputado concejal y presidente del partido.

La realidad es que, si se abre el debate de la reforma de la constitución, se va a legislar recién en el 2016. Entonces, dentro de esta contradicción, de pedir, primero, un cambio y posteriormente, oponerse a la discusión sobre la constitución se cubren una condición.

En la penúltima sesión ordinaria de la legislatura provincial no hubo debate sobre la reforma de la constitución. Sólo se sancionaron cinco normas y una veintena de declaraciones sobre el presupuesto 2015. Se considera que, en la última sesión prevista para el periodo 2014 se decidirá cerrar con este debate.