Mauricio Macri aseguró que el gobierno nacional se limitará a respetar la independencia del Poder Judicial de Jujuy, al referirse a la cautelar de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) a favor del régimen de prisión domiciliaria para la dirigente social Milagro Sala.

“Si todas las denuncias que pesan sobre esta señora (Milagro Sala) son verdad ella merece estar presa. No podemos permitir que los juicios duren diez o veinte años como nos tenían acostumbrados con los temas de corrupción”, aseguró el presidente en dialogo con Canal 2 de Jujuy, tras encabezar un acto proselitista de Cambiemos en la capital jujeña.

Lo que ponen en cuestión los organismos internacionales como la Cidh y la ONU no es la veracidad de las denuncias a las que se refiere Macri sino el proceso penal que tuvo Sala, que está arrestada en prisión preventiva desde enero de 2016.

La dirigente social se encuentra desde entonces alojada en la Unidad 3 de Mujeres del Servicio Penitenciario de la provincia de Jujuy, conocida como “Penal del Alto Comedero”, ubicado a solo tres kilómetros de donde Macri, junto al gobernador Gerardo Morales, mantuvieron hoy un encuentro con militantes del Frente Jujeño Cambiemos.

“Respeto la independencia de las provincias y más la de sus sistemas judiciales. Yo predico y trabajo todos los días para que el federalismo sea una realidad y lo peor que puedo hacer si yo demando por una justicia independiente federal es no aceptar que no haya una en cada provincia”, sostuvo hoy el jefe de Estado.

En torno a la resolución de la CIDH, recordó que fue el mismo gobierno nacional quien les dijo “vengan, vean y saquen sus propias conclusiones”, cuando consultaron por la situación penal de la dirigente de la organización Tupac Amaru, pero a la vez pidió que “respeten la independencia del Poder Judicial”.

Morales fue más duro con la Cidh: “Se han terminado convirtiendo en una facción de burócratas que vive en Washington y no conoce la realidad de Jujuy”, dijo el gobernador.

Macri reclamó que también espera que los procesos judiciales contra casos de corrupción que se siguen no solo en Jujuy sino en todo el país “no duren lustros porque todos queremos saber cuál es la verdad”.

La resolución de la CIDH, difundida el último viernes, urgió al Estado argentino la adopción de “medidas alternativas a la detención preventiva, como el arresto domiciliario, o bien, que la señora Milagro Sala pueda enfrentar los procesos en libertad”.

Milagro Sala está detenida desde enero del 2016, primero a raíz de un acampe que la agrupación Tupac Amaru realizaba frente a la sede de la Gobernación y, luego, bajo prisión preventiva, en causas que se tramitan en su contra por fraude, extorsión y asociación ilícita, a raíz del desvío de fondos públicos destinados a la construcción de viviendas sociales.

Copyright La Politica Online SA 2017.