A dos semanas de iniciarse un nuevo juicio en contra de Milagro Sala, la dirigente social escribió una carta dirigida a jueces y fiscales de Jujuy. A continuación, el texto completo.

A los jueces y fiscales de Jujuy:

 

Hoy quiero escribir lo que todos ustedes ya saben, pero necesito decirlo.

 

Ustedes saben que soy una perseguida política. Aunque ustedes digan públicamente lo contrario, saben que soy una perseguida política.

 

Ustedes saben que mi detención y mi prisión posterior fue decidida por el gobernador Gerardo Morales.

 

Ustedes saben que las causas judiciales contra mí fueron armadas en la gobernación. Saben, además, que ustedes obedecieron y fueron, y son, instrumentos de esa persecución política.

 

Ustedes saben que el juez Pullen Llermanos le propuso varias veces a detenidos canjearles la libertad por una declaración contra mi persona. Ustedes lo saben, y saben que Pullen Llermanos, en eso cumple. Al que declara contra Milagro Sala le da la libertad y el sobreseimiento, al que no acepta le espera la prisión indefinida.

 

Ustedes saben que cada paso judicial que se da en las causas que me armaron es consultado y decidido en la gobernación.

 

Ustedes, jueces y fiscales, son los que consultan y obedecen, dejando de lado los principios básicos del derecho que estudiaron en la universidad y que juraron defender.

 

Ustedes saben que la persecución no es solo contra mi persona, sino contra mi familia y contra los compañeros y compañeras de la Tupac que no han traicionado a la verdad ni a sus convicciones.

 

Ustedes saben que la persecución es también contra mis abogados, a los que han sancionado varias veces.

 

Ustedes no solo buscan nuestra prisión por muchos años, buscan destruirnos como personas y buscan desterrar toda obra social y popular que hizo la Tupac Amaru.

 

Ustedes saben, y yo también, que seré condenada, porque esa es la decisión de Morales y ustedes la obedecen.

 

Sepan también que la historia no se detiene y que algún día deberán responder con todas las garantías legales como corresponde por estas persecuciones.

 

Sepan, además, que las diferencias políticas no se resuelven con la prisión de los opositores. Quienes así lo hacen terminan siendo mercenarios del poder político autoritario.

 

Con las convicciones intactas.

 

Milagro Sala

Presa Política.