Así lo afirmó el Fiscal de Estado de Jujuy, Mariano Miranda, ante la decisión de la Corte Suprema de Justicia de la Nación en confirmar la prisión preventiva de Milagro Sala. También destacó que se cumpla con el fallo de la Corte Interamericana sobre la prisión domiciliaria de la encarcelada dirigente social.

Miranda sostuvo que “esto es un contundente respaldo al desarrollo de un proceso judicial llevado adelante por el Poder Judicial de la provincia de Jujuy, la Corte Suprema de la Nación ratificó la prisión preventiva dictada por jueces y que había sido ratificada por la Cámara de Apelación y la Cámara de Casación y el Superior Tribunal de Justicia, en esta última instancia judicial la corte entendió que no estábamos en presencia de una prisión preventiva arbitraria, y con esto se cae el relato de algunos que sostenían que Milagro Sala era una presa política”.

Continuando agregó que “quedó en claro que al entenderse que aplicaron correctamente uno de los estándares que autoriza el dictado de la prisión preventiva que es el riesgo procesal, y nada más contundente que los jueces entendieron y tenían las pruebas a su alcance eran los encargados de fijar y dictar esta prisión preventiva que reitero ha sido ratificada por todas las instancias superiores a nivel provincial”.

El Fiscal de Estado consideró como “un incidente” dentro del proceso la medida ya que se continúa con la investigación de hechos graves de corrupción, con juicio oral y público donde se denuncia fraude a la administración pública por 29 millones de pesos por la que se encuentra imputada y detenida Sala dentro de un hecho de asociación ilícita, conjuntamente con otros particulares y ex funcionarios del gobierno provincial.

“La Corte Suprema de Justicia de la Nación no pudo soslayar la medida provisional dictada por la Corte Interamericana de Derechos Humanos que ya estará en manos nuevamente de los jueces, dictando la prisión preventiva o de la justicia provincial que determinará cuáles son los pasos a seguir en virtud de esta medida”, afirmó Miranda.

Finalmente, el fiscal señaló que desde la Corte Suprema de Justicia de la Nación se constató mediante médicos las condiciones de detención, de alojamiento y el estado psicofísico de la dirigente. “El estado de condiciones es óptimo y que cumple con todos los estándares requeridos por la legislación vigente en la materia”, concluyó.