Los abogados de los ocho dirigentes de la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE) y la organización Tupac Amaru detenidos por participar de la movilización del pasado 4 de abril presentarán mañana ante la justicia pedidos para lograr la libertad de los sindicalistas. La marcha contra el ajuste del gobernador Gerardo Morales durante la apertura de sesiones de la Legislatura terminó en represión y heridos de bala de goma.

Son ocho los referentes políticos y sociales privados de su libertad desde ayer por orden del juez Zurueta, ante el pedido del fiscal Diego Cussel, con la imputación del “delito de atentado contra la autoridad”.

“Fueron procedimientos arbitrarios, ilegales e ilegítimos que buscaron quitarles la libertad y el derecho de defensa a los imputados”, dijo María José Castillo, abogada de José Zurita, uno de los manifestantes apresados quince días después de la protesta contra el gobernador Morales.

Según denunciaron los familiares, algunas de las detenciones fueron brutales, como es el caso del dirigente gremial Bruno Bienvenido Méndez, que el día de la movilización recibió un impacto de bala en la cara: la policía ingresó violentamente a su casa y le apuntó con armas a los niños que se encontraban en el hogar. Otro de los detenidos, Santiago Hamud –integrante de la Tupac Amaru y nieto de un testigo clave en los juicios contra Blaquier- tan solo dos días antes había concurrido a la Fiscalía de turno a denunciar amenazas por parte de la policía local.

Los abogados pedirán el cese de detención para todos los imputados, que se encuentran apresados desde ayer y alojados en distintas comisarías.

“Las detenciones fueron el sábado, un día inhábil para la justicia porque no se puede presentar un cese de detención, mucho menos acceder a la causa”, lamentó la abogada María José Castillo, quien también denunció que los arrestos tuvieron lugar en el marco de “una manifestación legítima”, en referencia a la protesta del 4 de abril contra las “políticas de ajuste” y la oferta salarial del Ejecutivo del 5 por ciento.