El vicegobernador de la provincia, Carlos Haquim, acompañó la celebración religiosa y el acto por el cual el ingenio Ledesma dio inicio a la Zafra 2018, la 110º para la tradicional empresa.

El evento se desarrolló en el predio de la planta fabril y contó con la participación de los ministros de Trabajo y Empleo, Jorge Cabaña Fusz; de Desarrollo Económico y Producción, Juan Carlos Abud Robles y de Ambiente, María Inés Zigarán; el administrador de Ledesma, Federico Gatti; miembros del directorio, gerentes, supervisores y empleados de la empresa. Estuvieron presentes también, funcionarios y legisladores provinciales, e intendentes de la región.

En la oportunidad, Carlos Haquim, felicitó a la empresa Ledesma por la firme “apuesta que hace por Jujuy y la constante generación de empleo y actividad económica que se traduce, no solo en el bienestar de los habitantes del departamento sino que llegan a toda la provincia”.

El titular de la Legislatura reiteró “el desafío”, asumido junto al Gobernador Gerardo Morales, de “trabajar para cambiar la matriz productiva de Jujuy, lograr una provincia verde, con energías renovables, con la inversión en minería, en sectores de la producción, con las zonas francas; todo para alcanzar el desarrollo y un futuro de bienestar para los jujeños, y para eso tenemos el ejemplo que nos deja esta empresa”, subrayó.

Por su parte, el Gerente General de Ledesma, Javier Goñi, remarcó la importancia de la celebración de una nueva zafra, “que en definitiva es como el ciclo de la vida, que comienza, se renueva una vez más”, enfatizó.

“Se trata de un circulo virtuoso, porque es la misma naturaleza que se trasforma con el esfuerzo de los que trabajan, para que hoy tengamos esta noble caña lista para la segunda etapa, que es trasformarla en azúcar, alcohol, biomasa o en papel, esto es agregarle valor a partir del esfuerzo”, expresó.

Por último, Goñi destacó el trabajo conjunto entre la empresa y los gobiernos Provincial y Nacional para mejorar la competitividad, y añadió que “somos nosotros los que nos toca mejorar nuestro trabajo, y así en conjunto y en armonía con los gobiernos vamos a llegar a buen puerto”.

Previo a la celebración religiosa y al acto, miembros del directorio, supervisores y empleados participaron de la primera volcada de cañas, mientras de fondo sonaba la sirena que anunciaba el inicio de la zafra.