“Es verdadero motivo de orgullo que sean empresas jujeñas las que se adjudicaron la licitación para la construcción del puente entre Bajo La Viña y San Francisco de Álava, sobre el río Grande”, expresó el Gobernador Eduardo Fellner, tras rubricar el contrato de locación que posibilitará el inicio de dicha obra el lunes próximo, aludiendo de esta manera a las oportunidades genuinas de empleo que se abren para la mano de obra local.

El documento también fue furmado por el Coordinador General Alterno del Ministerio de Planificación Federal, Gustavo Barco, y representantes de las empresas ganadoras de la licitación de obra, en el marco del Programa de Infraestructura Vial Norte Grande 2, proyecto que además contempla estructuras de ampliación y capacidad de conexión con la Ruta Nacional Nº 9.

El inicio de obra esta previsto para el próximo día lunes, con un plazo de 36 meses y un presupuesto oficial de $276.795.818.

En este sentido, el Mandatario provincial aseguró que la firma de este contrato significa “terminar una larga negociación y gestión” que se viene realizando desde el Ministerio de Infraestructura de nuestra provincia y el Ministerio de Planificación Federal, “para que se lograra este resultado positivo”. Además, es “un orgullo que sean empresas jujeñas las que ganaron la licitación” para la construcción de esta importante obra.

Asimismo, destacó que para poner en marcha la construcción del nuevo puente el gobierno provincial realizó una importante gestión que significó “relocalizar familias que estaban asentadas en el margen derecho del Río Grande”, brindándoles una “salida adecuada” teniendo en cuenta que se encontraban “en situación de riesgo” por las inminentes crecidas que se producen en tiempos estivales, precisó Fellner.

La obra también tiene una intervención tanto en el barrio San Francisco de Álava como en Bajo la Viña, en donde se pretende mejorar la Avenida Balbín y la conexión con los puentes San Martín y Senador Pérez. “Va a ser una intervención muy fuerte y va a mejorar mucho la viabilidad de la zona, la ductilidad del tránsito y la calidad de vida de todos”, ya que esto también implica la realización de “colectoras, cordones cunetas, mejoramientos de todos los servicios que se prestan en esas zonas”, impactando además en “el valor de esas tierras”, sentenció.

Por otro lado, el Gobernador recordó que estas obras que se realizan dentro de la ciudad provienen de financiamientos internacionales o por medio del Gobierno Nacional, y generará una “conectividad con la Ruta Nº 9, a través de los distintos accesos que hemos hecho a la altura de Alto Comedero y que permiten una conexión directa hasta La Viña”, aseveró. Estas se conectarán, también con los distintos accesos que se están realizando a lo largo de la Ruta Provincial Nº 1 en Río Blanco.

Por su parte, Barco hizo hincapié en el impacto social y económico que tendrá para la provincia esta obra, ya que debido al tiempo y la magnitud de la construcción “generará trabajo genuino” para mucha gente; de igual manera, esto permitirá un incremento de valor agregado en “las propiedades aledañas”, aseguró.

La construcción de este puente, junto con otras obras que se realizaron en el marco del Programa Vial Norte Grande 2, es “un sacrificio hecho por la Nación con el convencimiento una necesidad de reparación histórica”.