Con un fuerte reconocimiento por su trabajo social y su lucha por la inclusión, Milagro Sala fue distinguida con la Mención Honorífica de la Universidad Nacional de Quilmes (UNQ) ante un auditorio colmado de estudiantes y militantes de diferentes organizaciones. En el acto obtuvo el respaldo del rector de la Universidad, Mario Lozano; del intendente de Quilmes, Francisco “Barba” Gutiérrez; de la socióloga e integrante del directorio del Conicet, Dora Barrancos y de Alejandro Kaufman, docente universitario, crítico cultural y ensayista.

Al inicio del acto, y tras la lectura de una carta del gobernador de la provincia y candidato a Presidente, Daniel Scioli, excusándose por no poder asistir al evento por compromisos asumidos con anterioridad y saludando a la homenajeada, el rector de la UNQ aseguró: “Milagro Sala ha desarrollado un proyecto de inclusión de toda la gente que estuvo siempre descartada por la conducción política y social de nuestro país. Ella está rescatando fuertemente a esas personas brindándoles fundamentalmente vivienda, estándar de vida, educación y eso garantiza la calidad de vida. Para nosotros es importante reconocer esa actividad de una militante social. Esta militante social del norte argentino, que ha hecho tanto por su pueblo y le ha dado a todos sus compañeros la posibilidad de ser incluidos en un programa de desarrollo tanto material, como social y humano”, aseguró.

A su turno, el intendente de Quilmes, Francisco “Barba” Gutiérrez celebró el reconocimiento a Milagro Sala y destacó su trabajo. “Para nosotros Milagro representa la lucha de los pueblos originarios del norte argentino. En los años 90 encaró con mucha energía y coraje una organización social para darle trabajo, educación, cultura, vivienda y dignidad a su gente”.

Por otra parte Gutiérrez felicitó al rectorado “por esta decisión de coraje y valentía, de un reconocimiento que la Universidad de Quilmes hace a una militante social. Uno aprende a veces más de la vida que de los libros, y es importante que ese aprendizaje de la lucha cotidiana por reivindicar los derechos de su pueblo tenga un reconocimiento y una entidad académica. Porque el saber está también en el pueblo, no solo dentro de las aulas”.

Emocionada por la Mención recibida, Milagro Sala afirmó que se trata de “un reconocimiento para todos los compañeros de todas las organizaciones sociales que surgieron en la Argentina, que se hicieron cargo del desastre que había y que luchan y trabajan día a día y fuertemente para reconstruir el país”.

Respecto a las críticas a la Universidad por parte de un diputado de la oposición que cuestionó la distinción, Lozano señaló: “no son más que parte de un proceso de estigmatización por el lugar y la clase social de donde proviene Milagro y su organización. Y también étnica, porque ellos son representantes de los pueblos originarios. Y pareciera ser que cuando los pueblos originarios levantan la cabeza y logran conquistar derechos, hay gente que se pone nerviosa. Pero creo que es una crítica que proviene de la época electoral que estamos viviendo. Hay gente que pareciera que tiene que reportarles a sus patrones y en ese sentido critican a la universidad y a Milagro”, aseguró el rector.

El intendente de Quilmes, repudió en términos más duros los cuestionamientos. “Milagro Sala es una representante política votada por su pueblo en la provincia y ahora va a ser una digna representante de un pueblo del norte argentino en el Parlasur, para que se conozcan los derechos de los pueblos originarios, de los oprimidos y trabajadores. Por eso indigna que un seudomilitante o un mequetrefe político quilmeño tenga la desfachatez de querer criticar a Milagro Sala. Debería mirarse un poquito en el espejo, saber de dónde es, de dónde viene y qué hizo, para poder plantear un cuestionamiento a esta honrosa y gratificante decisión de la Universidad Nacional de Quilmes”, aseguró Francisco “Barba Gutiérrez”.

Para el reconocimiento, la institución consideró a la actual diputada provincial y candidata al Parlasur como “una destacada dirigente popular que conjuga sentidas reivindicaciones concernientes a los pueblos originarios, la ampliación de derechos de la ciudadanía, la organización social en procura de la justicia y la igualdad, la educación, la vida cultural, y en suma, la superación de condiciones existenciales de postergación y exclusión de data inmemorial para un vasto sector de la población”. En ese marco, además, destacaron “el reconocimiento igualitario de todas y todos los integrantes de su comunidad en orden a las identidades de género y sexualidades disidentes”.

Para la Universidad, Sala “representa un liderazgo social y cultural que se ha plasmado a través de la acción colectiva de matriz comunitaria en la realización de miles de viviendas populares integralmente situadas en un marco de dignidad, intervención cultural, enriquecimiento de la vida simbólica, promoción del empleo y la salud”. A su vez, la señalaron como una “promotora vital y voz de un proceso regional latinoamericano de fortalecimiento identitario, soberanía, emancipación y puesta en valor de ideales populares, comunitarios y democráticos”.

Por último, desde la casa de estudios aseguraron que “ha sido continuamente objeto, ella y el movimiento que lidera, de un trato discriminatorio, racista y clasista, difamatorio, una y otra vez impulsado por el propósito de oscurecer y denegar sus logros y proyectos”.

La Mención Honorífica fue entregada además en el marco de la Cátedra Abierta de Género y Sexualidades, a cargo de Alejandro Kaufman y Dora Barrancos.