“El esfuerzo de los vecinos, el trabajo de sus instituciones, la paciencia y las buenas intenciones nos darán la posibilidad de atender requerimientos prioritarios para la gente”, expresó el Gobernador Eduardo Fellner durante su visita a barrio Bajo Éxodo, emplazado en Alto Comedero, donde los Ministerios de Vivienda y Ordenamiento Territorial y de Infraestructura, Planificación y Servicios Públicos gestionan escrituras y ejecutan obras indispensables para mejorar la calidad de vida de las familias que allí residen.

En la oportunidad, el Mandatario indicó que las necesidades y los problemas que experimentan los vecinos del sector “son muchas y grandes”, sin embargó enfatizó que “se avanzó significativamente” en este barrio.

Además, describió que Bajo Éxodo “antes era una zona de difícil acceso”, pero ahora cuenta con un espacio público; se instala una red de alumbrado; se está definiendo un acceso desde y hacia la Ruta Nacional 66 que permitirá a los vecinos estar a tres cuadras de las colectoras; y prospera la instalación de kits eléctricos propiciados por el programa de reconversión tarifaria. “Son trabajos emprendidos directamente para mejorar la calidad de vida de la familia jujeña”, aseveró.

Por otra parte, reconoció que “falta mucho por hacer”, pero remarcó que “el esfuerzo de los vecinos, el trabajo de sus instituciones, la paciencia y las buenas intenciones nos darán la posibilidad de atender requerimientos prioritarios para la gente”.

“Cuando se trabaja en forma conjunta desde un criterio de justicia para redistribuir los recursos, estableciendo prioridades, las respuestas llegan”, afirmó enfáticamente.

Fellner puntualizó que “el Gobierno de la Provincia intervino en este barrio y en tres meses le cambio la vida a sus habitantes” y finalmente subrayó que esta mayor y permanente presencia del Estado queda patentizada en las obras de acceso, cordón cuneta, alumbrado, parque para los chicos y el mejoramiento del centro vecinal.

A su turno, el Presidente del Centro Vecinal de Bajo Éxodo, David Martínez, elogió el esfuerzo conjunto del gobierno junto a los vecinos, enfatizando que “este barrio estaba abandonado y ahora cambió gracias a la aprobación de planos, la entrega de escrituras, la construcción de una plaza, cordón cuneta e iluminación y la próxima inauguración de nuestra nueva sede”.

Continuó asegurando, que el gobierno de Fellner “nos escucha y está junto a los vecinos, en particular los más necesitados”.

“Este es un barrio carenciado, con familias humildes a las que se le reconocen derechos, por ejemplo con las escrituras de sus casas y las mejoras permanentes”, añadió por último.