Después de detonar la ruptura del bloque del Frente para la Victoria en la Cámara de Diputados, el salteño Juan Manuel Urtubey volverá a desafiar al kirchnerismo y el fin de semana se mostrará con el presidente Mauricio Macri y el líder del Frente Renovador, Sergio Massa.

La excusa para la foto de Urtubey, Macri y Massa será la tradicional celebración del carnaval en Purmamarca, donde compartirán con el gobernador de Jujuy, el radical Gerardo Morales, verdugo de Eduardo Fellner, el actual presidente del Partido Justicialista.

Urtubey volverá así a mostrarse como la cara más visible del peronismo más conciliador con Macri, o lo que es definido por algunos dirigentes del partido como “macrismo blue”. El salteño lidera el grupo de gobernadores que necesita tener buenos vínculos con la Casa Rosada para conseguir fondos.

Pero también lidera el grupo de peronistas que quiere romper definitivamente con la conducción de Cristina Kirchner y La Cámpora, y por eso motorizó la ruptura del bloque de diputados nacionales. Esa fractura quedará plasmada hoy cuando Héctor Recalde fracase en su intento de reunir a toda la bancada, ya que un grupo liderado por los salteños y Diego Bossio se reúna aparte y anuncie la creación de un nuevo bloque, como anticipó LPO.

Urtubey volverá así a mostrarse como la cara más visible del peronismo más conciliador con Macri, o lo que es definido por algunos dirigentes del partido como macrismo blue
Ayer, su protegido Javier David anunció la ruptura del bloque y le apuntó a Máximo Kirchner y La Cámpora. “La discusión no puede pasar por un despacho o por revisar qué pasó en el gobierno de Cristina Kirchner”, afirmó el diputado salteño, que integrará una bancada que podría llegar a unos veinte legisladores, aunque en el bloque de Recalde estiman que será menor.

Para lograr su objetivo de conseguir fondos, Urtubey también trabaja fuerte desde el Senado, donde maneja a los dos salteños (su hermano Rodolfo y Cristina Fiore) y a su primo catamarqueño Dalmacio Mera. Como explicó LPO, en tándem con Miguel Ángel Pichetto, el gobernador de Salta consiguió que su hermano presida la Comisión de Acuerdos, un lugar que será su fuente de negociación con Macri durante todo el año.

Mientras tanto, esta tarde se llevará a cabo una tensa reunión del Consejo Nacional del PJ, donde las autoridades deberán definir el llamado al congreso nacional del partido, que sería el 15 de febrero próximo. Uno de los temas será definir el lugar, ya que se pretende mudarlo de la histórica sede de Parque Norte a alguna provincia del interior profundo. Los nostálgicos recuerdan que la renovación del partido en los 80 se inició en un congreso en Santiago del Estero. Ahora, se habla de llevarlo a Formosa.

Ese congreso debería convocar a elecciones internas en abril o designar nuevas autoridades por mayoría de los presentes, si es que logran definir algún candidato de unidad. Fuentes del PJ coinciden en que hay un 70 por ciento de posibilidades de conformar una lista unidad, no porque reine la armonía sino por las complicaciones que traería la realización de una elección interna.

En ese contexto, la línea moderada que representa Urtubey parece ser mayoría y -con el salteño casi corrido de la pelea- impondría su idea de que el presidente de unidad sea José Luis Gioja, resistido por el kirchnerismo duro. Este sector intenta torcer la tendencia y trata de reflotar la candidatura de Jorge Capitanich, que no tendría demasiados adeptos.

De todos modos, hay quienes sostienen que más allá de que haya lista de unidad, el partido igual necesitaría realizar las elecciones internas para evitar planteos judiciales, como sucedió la última vez.

Fuente: La Politica Online