Con barba canosa y un sombrero negro, el ex vicepresidente Amado Boudou reapareció esta mañana en la Plaza de Mayo, donde visitó el acampe de Tupac Amaru en apoyo a Milagro Sala y habló en vivo por radio Rebelde, el programa del piquetero Luis D’Elía.

En una breve aparición al aire, el ex funcionario procesado en varias causas arremetió contra las políticas de Mauricio Macri. “Cuando le sacan el trabajo van contra el país, están cagando al país, nos están cagando a todos”, se despachó Boudou. Llegó a la plaza acompañado por Manuel Quieto, amigo suyo y cantante de la banda La Mancha de Rolando.

El estudiado look “rebelde” latinoamericanista de Boudou para su regreso a la escena pública y su carga frontal contra el gobierno de Macri, parece una estrategia para convertir eventuales condenas que tome la justicia en su contra en una “persecución política”.

“Estos episodios van a pasar, pero en el medio montones se van a cagar de hambre”, continuó Boudou en la Radio Rebelde AM 740. Y pidió: “No se olviden del 2001, el 2002, de Néstor y Cristina”.

El viernes pasado Boudou sumó un nuevo procesamiento. El juez federal Norberto Oyarbide hizo lugar en cuatro días al pedido del fiscal Carlos Rívolo y procesó al ex vicepresidente por el delito de “dádivas”, por aceptar viajar gratis en un avión y un helicóptero privado.

Boudou pareció referirse a su sombrío panorama judicial, con una frase desafiante: “A cada uno nos tocará lo que nos tenga que tocar, pero cada uno de nosotros no se va a mover un tranco de pollo”, afirmó.

Tras regresar de México, donde pasó unos días de vacaciones junto a su novia, la ex diputada del polémico Partido Verde, Boudou pidió “que no se olviden, de lo que fue pelear contra las corporaciones, de lo que fue pelear contra el sistema financiero internacional, de lo que fue laburar porque cada uno de los empresarios nacionales ponga lo que hay que poner”.

Y prometió que va a “resistir” tal como lo hicieron Luis D’Elía, Hugo Moyano en los ’90, “para nunca más volver a la Argentina de 1880”.

“Somos la Argentina del 2010. Nos podrán hacer callar, nos podrán perseguir, nos podrán correr, pero nosotros somos la Argentina del siglo XXI”, concluyó.

Fuente: La Politica Online