El líder del Frente Renovador, Sergio Massa, y el gobernador de Chubut, Mario Das Neves, sellaron un acuerdo para que los diputados nacionales que responden al mandatario se sumen al interbloque que conduce el tigrense, en una jugada para evitar cualquier acercamiento al nuevo Bloque Justicialista.

Massa y Das Neves se reunieron ayer en Rawson acompañados de una decena de diputados y senadores nacionales y anunciaron que impulsarán una agenda de temas legislativos, el primero de los cuales será un proyecto para crear un Fondo Anticíclico Petrolero destinado a asistir a las provincias petroleras en crisis como la que atraviesan actualmente.

El líder del Frente Renovador y el mandatario chubutense se habían alejado políticamente el año pasado, cuando Das Neves decidió correrse del espacio del tigrense y buscar un acuerdo con Daniel Scioli de cara a las elecciones, algo que finalmente dinamitó Cristina Kirchner.

En el nuevo escenario, el patagónico había descartado el acercamiento con los gobernadores peronistas -algo que sí hizo otro no kirchnerista como Carlos Verna- para reclamar por la coparticipación, y rechazó de mal modo la invitación a la cumbre de mandatarios en San Juan.

Ahora, tras la creación del Bloque Justicialista motorizado por los gobernadores peronistas, Massa buscó asegurarse el acuerdo con Das Neves y anunciaron que los legisladores chubutenses “trabajarán a partir del primero de marzo en conjunto dentro del Frente Renovador”.

Das Neves le aportará al interbloque massista tres diputados nacionales (Jorge Taboada, Sixto Bermejo y Nelly Lagoria), con lo que el tigrense podrá alinear a unos 38 legisladores, lo que lo pone casi a la par de los bloques de la UCR (43 bancas) y el PRO (42), que actúan en tándem pero en los papeles son bloques diferentes.

Das Neves se encargó de refrendar el acuerdo al indicar que “buscamos dejar de ser tres o cuatro diputados sin ningún tipo de posibilidad de que nuestras iniciativas legislativas prosperen, por lo que decidimos ser parte de un proyecto junto a dirigentes de todo el país para defender nuestros intereses en conjunto”.

“Sepa gobernador que desde hoy no sólo cuenta con tres diputados nacionales y un senador, desde ahora quiero que sepa que cuenta con 40 diputados nacionales y un conjunto de senadores dispuestos a defender a Chubut, sus habitantes y sus trabajadores”, afirmó Massa.

Con las incorporaciones chubutenses y la asunción de cuatro diputados que deben reemplazar a los que renunciaron en diciembre, Massa confía en lograr un interbloque de 38 legisladores, donde sumaría a dos del Movimiento Popular Neuquino, y tres monobloques. Además, el Frente Renovador espera que el macrista Christian Gribaudo firme su renuncia para asumir en el IPS, lo que le daría una banca más (para Mónica Litza). Hasta ahora, Gribaudo está de licencia y el FR ya reclamó públicamente su renuncia.

Además de los integrantes de la Cámara baja, Das Neves también alineará al senador Alfredo Luenzo, aunque en el Senado el poder de fuego de Massa es bastante menor ya que cuenta solo con los aliados Carlos Caserio (responde a De la Sota), Roberto Basualdo, Guillermo Pereyra, y la fueguina Miriam Boyadjian.

El fin de semana, Massa había logrado un importante gesto político de parte del santiagueño Gerardo Zamora, que corrió junto a su esposa, la gobernadora Claudia Ledesma, a sacarse una foto cuando el tigrense pisó la provincia. Zamora maneja un bloque de tres senadores -incluido él mismo- y siete diputados.

Aunque estas dos jugadas de Massa parecen tener como objetivo evitar que el nuevo Bloque Justicialista, comandado por Diego Bossio y motorizado por los gobernadores peronistas, agrande su influencia, también el tigrense le mandó un mensaje de acercamiento al ex jefe de la Anses y no se descarta que ambos bloques puedan trabajar alineados.

Fuente: La Politica Online