El peronismo está al borde de una nueva intervención judicial y hay temor por incidentes en el Congreso partidario convocado para mañana en Obras Sanitarias.

Tras ser humillado por el frente de Mauricio Macri en 2015, el PJ reunirá finalmente a sus 900 congresales para asumir el máximo órgano partidario, con la idea de establecer la junta electoral, el cronograma y un candidato para conducir esta etapa de oposición al poder.

Sin embargo, por esta horas la incertidumbre es total debido a la falta de consenso para la construcción de los distintos cargos de la estructura del partido. Esto podría desembocar en la llegada de la jueza con competencia electoral María Servini de Cubría, quien ya advirtió que podría intervenir el partido como ocurrió en 2005.

Pero además hay temor por el choque, al menos retórico, de los distintos bandos. En el PJ clásico temen provocaciones de La Cámpora que empieza a hacer llegar mensajes de que irán al Congreso con los tapones de punta. Parece que Cristina Kirchner, desde El Calafate, está molesta con la crisis del FPV.

Los peronistas pragmáticos ya avisaron: “Si vienen con su misa, les vamos a responder y la cosa no va a terminar bien”.

La idea de José Luis Gioja y Gildo Insfran, quien preside el Congreso, es que el trámite no dure mucho. Que se establezca la junta electoral, el cronograma, se vote, se apruebe, se cante la marcha y después todos a su casa. Esto es lo que se dialoga con los gobernadores y los intendentes.

Una lista de unidad presidida por el sanjuanino Gioja, quien se quedó en el bloque K del Congreso, es al parecer la única salida para evitar una ruptura. Mientras que ir a internas sería una ingeniería mucho más compleja que la mayoría de las fuentes descarta.

Por otro lado, en los últimos días hubo reuniones con Servini de Cubría, quien le dejó en claro a sus interlocutores que no descarta para nada intervenir el partido. Es más, podría saborear el protagonismo de poner a un funcionario suyo al frente del PJ nacional. La intervención, además, puede servir en última instancia para correr a La Cámpora del medio.

La hostilidad del encuentro puede llegar sobre todo hacia las huestes de José Manuel Urtubey y Diego Bossio, quienes dejaron al FPV sin la primera minoría en la Cámara de Diputados, tras romper el bloque y crear un espacio más dialoguista con el líder del PRO.

Este grupo de rebeldes del PJ aceptaría la unidad detrás de Gioja, pero no quieren que La Cámpora cope la lista. Además, piden lugares para gobernadores no K, y por eso ya amenazaron con presentar su propio candidato en caso de ir a internas, empujando al riojano Sergio Casas a ese lugar.

Lo propio hizo hasta hace pocos días el kirchnerismo duro con Jorge Capitanich, que se apalancó sobre todo en los intendentes, aunque su jugada no prosperó. El chaqueño está muy pegado a la última gestión derrotada del FPV, tras su paso en la jefatura de Gabinete.

El congreso, para el cual ya se emitieron todos los telegramas, tendrá dos llamados, uno a las 9 y otro a las 11: para la primer convocatoria a sesionar se necesitan dos tercios, en tanto para la siguiente sólo es necesario contar con un tercio.

Fuente: La Politica Online