Lejos de ser excluidos de los cargos gerenciales que habían copado durante la administración kirchnerista, los referentes de La Cámpora siguen ocupando puestos claves en organismos y empresas estatales.

Al igual que en Canal 7, Aerolíneas Argentinas y Enarsa, los gerentes que habían sido nombrados por el ex ministro de Economía, Axel Kicillof lograron afianzarse y conservar sus sillones de mando en Intercargo, la empresa estatal que opera las rampas y los servicios de cargas y descargas de aeronaves.

Con la anuencia de los funcionarios macristas, los gerentes de La Cámpora nombrados por Kicillof lograron conservar sus puestos en Canal7, Aerolíneas Argentinas, Enarsa y ahora Intercargo.
Con la anuencia del ministro de Transporte, Guillermo Dietrich y del nuevo titular de Intercargo, Mario Agustín Dell’Acqua cinco militantes camporistas pudieron acceder al directorio y a las unidades gerenciales de la empresa que Kicillof y Mariano Recalde utilizaron para hostigar y trabar la operatoria de la chilena LAN y las empresas de taxis aéreos que competían con Aerolíneas.

Techint al mando

Dell’Acqua –un ex hombre del grupo Techint donde fue director de Proyectos—desembarcó en diciembre como nuevo presidente de Intercargo en reemplazo de la camporista María Cecilia García.

Junto con él ingresó como nuevo integrante del directorio, el ex subsecretario de Transporte Aerocomercial, Manuel Baladrón.

Tras haber entablado buenas relaciones con Kicillof y Florencio Randazzo, Baladrón se desempeñó en los últimos tres años del kirchnerismo al frente de sector Aerocomercial desde donde convalidó varias medidas favorables a Aerolíneas y Austral.

En tanto, en la Gerencia de Asuntos Legales fue ratificada Natalia Susana Rebadulla. Junto con la ex titular de Intercargo, la camporista Rebadulla utilizó la estructura y la presencia de la empresa en las capitales de todas las provincias para organizar “talleres de formación política” a cargo de los referentes nacionales de la agrupación liderada por Máximo Kirchner.

Como “coequiper” de Rebadulla quedó en el puesto de subgerente de Jurídicos Ángel Guillermo Tagliaferri, quien reporta directamente al ahora diputado nacional Axel Kicillof.

Con Enrique Iarlori se registró una situación muy llamativa. Este camporista estaba al frente de la Gerencia de Operaciones desde principios de 2013. No solo consiguió retener ese cargo, sino que además le sumó desde enero el manejo de la Gerencia de Mantenimiento.

En el área de Recursos Humanos, el camporista Darío Ramos también logró mantener su espacio y sueldo en Intercargo por medio de una reasignación de funciones. Le dejó su puesto a Enrique Menéndez y se quedó como subgerente.

Desde el gremio de UPSA (Unión del Personal Superior y Profesional de Empresas Aerocomerciales) ya le manifestaron a Dell’Aqua el malestar de la tropa de Intercargo por la continuidad de los gerentes camporistas con quienes arrastran una tirante relación desde que desembarcaron en la empresa hace casi tres años.

Según los delegados de UPSA, además de puestos gerenciales, la nueva administración macrista también ha tolerado la permanencia de varios militantes rasos de La Cámpora en tareas administrativas que implican pocas horas de trabajo diario.

Fuente: La Politica Online