El presidente Mauricio Macri celebró hoy el día de trabajo junto a trabajadores gastronómicos e intentó ridiculizar a los senadores que aprobaron una ley para prohibir despidos.

“Si fuera cuestión de leyes, saquemos en lugar de una ley para conservar lo que tenemos, una que diga que somos todos felices”, se burló el presidente, en la sede de la Unión de Trabajadores Hoteleros y Gastronómicos (UTHGRA) de la calle Salta al 1300.

Allí llegó acompañado por su esposa, Juliana Awada, el jefe de Gabinete, Marcos Peña, y el ministro de Trabajo, Jorge Triaca.

La cita había sido pautada por el líder gastronómico Luis Barrionuevo, quien el viernes se bajó del acto de las cinco centrales sindicales por el día del trabajo, donde sobraron críticas a Macri.

Sinuoso, Barrionuevo no quiso aparecer a la fiesta que le armó al presidente, quien insistió con su prédica: “Hace 5 años que no se genera trabajo de calidad, porque ocultaron el desempleo con trabajo público inútil”, disparó.

Macri llamó a construir “un puente” en la sociedad pero señaló que eso “requiere que nos digamos la verdad, que no apelemos a arbitrariedades” y cuestionó la “gran mentira que nos llevó a la inflación” en el gobierno kirchnerista.

“Si queremos que en este país haya trabajo de calidad para todos tenemos que comprometernos y pensar que no hay salvación individual”, sostuvo.

“Es la sociedad entera que dice aprendimos de estos años que pelearnos uno contra otros no vamos a conseguir la Argentina que soñamos”, añadió.

Tras resaltar “la dignidad” que genera el empleo, sostuvo que el trabajo es “la columna vertebral en la vida de cada persona” y, en ese marco, sostuvo que el desafío de su gobierno “es generar trabajo”.

Macri destacó como “importante que 1º de mayo sea el primero en esta nueva etapa que decidimos recorrer los argentinos”.

Fuente: La Politica Online