Federico Pinedo atiende apurado en su despacho del Senado. El presidente provisional del Senado se sienta de espaldas a un cuadro en el que su abuelo aparece como candidato socialista a diputado nacional, hace casi un siglo. Espada clave del macrismo en la Cámara Alta, donde el gobierno acaba de perder la votación por la ley antidespidos, Pinedo no descarta que Mauricio Macri pueda firmar su primer veto si la norma se aprueba sin cambios en la Cámara de Diputados. El senador que fue presidente por un día reconoce que la situación en sectores como el de la industria de la construcción es dramática pero asegura que hoy el gobierno de Cambiemos recibe más críticas de los ultraliberales que de los kirchneristas. “Macri espera que los empresarios no sean idiotas y que confíen en la Argentina”, advierte. Y sostiene que el peronismo está hoy frente a una decisión bisagra: ser una parte central del sistema democrático o transformarse en un grupo “más marginal, más tirapiedras, más anti-sistema”.

¿Por qué el gobierno amenaza con vetar una ley que prohíbe los despidos?

Porque nuestra obligación como funcionarios es no solamente trabajar para los ya empleados sino también para los jóvenes que necesitan entrar al mercado de trabajo. Hace falta crear 300 mil puestos de trabajo por año para incorporar a los jóvenes al mercado y que no aumente la desocupación. Si no hacemos eso, estamos trabajando en contra de los pobres de la Argentina.

Moyano dice que el que está en contra de esta ley está en contra de los trabajadores

Por supuesto Moyano va a decir que además hay que multiplicar el salario por quince. Es muy fácil hablar pero es muy difícil generar puestos de trabajo de calidad, además de preservar lo que ya existe.

¿Hay destrucción de empleo como muestran las consultoras y los gremios o hay crecimiento como dice Jorge Triaca? ¿Cuál es su criterio?

No se pueden dar cifras sin fundamento. En materia de trabajo en blanco lo que cuenta son los CUIL y desde que asumió el gobierno de Macri aumentaron los CUIL, poquito pero aumentaron. Después hay que ver qué pasa con el trabajo en negro. Ahora, hay cifras como las de CAME que no tienen ninguna base estadística. Le estamos pidiendo a CAME que nos de los números y no nos han dado nada. Hay que esperar a los datos de la Encuesta Permanente de Hogares, que está en curso de ejecución.

El parate de la obra pública se debe a los 15 mil millones de deuda que dejó el gobierno anterior, con un promedio de demora en los pagos de ocho meses. Esperamos solucionarlo a mitad de año.
Una consultora privada como Tendencias Económicas habla de 127 mil despidos.

Hay un parate en la obra pública que se debe a la deuda de 14 o 15 mil millones de pesos que dejó el gobierno anterior sin pagar. Tenían un promedio de 8 meses de demora en los pagos, pero a algunos le pagaban con dos años de demora y otros como Lázaro Báez con cero demora. Eso generó un parate extraordinario que nuestro gobierno está terminando de regularizar. Estamos pagando los certificados de obra con 60 días de demora, es un cambio importante para las empresas que van a poder hacer obras y pagar salarios. El gobierno anterior tenía un promedio de mil millones de dólares por año de deuda permanente. Esta es la situación dramática de la construcción que esperemos que se solucione a mitad de año.

El gobierno dice que la ley antidespidos solo tendría sentido si la desocupación estuviera por encima del 10 %.

No, nosotros decimos que la última vez que se hizo una ley de este tipo fue en el gobierno de Néstor Kirchner y entonces se establecía que la doble indemnización regía a partir del 10 % de desocupación. De acuerdo a los últimos datos oficiales, el desempleo hoy es de 6,9 %, pero es un dato del gobierno anterior, así que hay que ver si es verdad o no es verdad.

Me imagino que ustedes no le creen al Indec del gobierno anterior.

Y no, no le creemos. Pero bueno…

Lavagna por ejemplo dice que el desempleo hoy está en el 12 %.

Bueno, está bien. Si es 12 es 12. El tema es que el propio Lavagna dijo que la experiencia con aquella ley –que el impulsó junto a Néstor Kirchner- no fue buena y que, en los tres primeros meses de ejecución de la ley, cayó el empleo. Esto es lo que vemos, decimos muchachos, miren esto porque los efectos pueden ser negativos para la gente.

Sindicatos y empresarios

Moyano fue un respaldo importante para Macri en la campaña.

No lo demonizó, tampoco lo apoyó.

Apareció con él varias veces. Y ahora Pablo Moyano dice que este gobierno odia a los trabajadores y ama a los empresarios.

Es un error de percepción de Pablo. La obsesión número uno de este gobierno es generar trabajo y está muy convencido de que está actuando con profesionalismo para poder generar trabajo. Hacen falta condiciones de financiamiento y proyectos de inversión y eso es lo que está poniendo el gobierno arriba de la mesa.

La semana pasada en Olivos, Macri le pidió a los empresarios que cuiden el empleo. ¿Les habla con el corazón?

No, Macri les dice a los empresarios: no se coman la historia de que estamos yendo para atrás y empiecen a despedir gente por las dudas porque vamos a ir para adelante y después les va a faltar gente. No echen estropeándole la vida a una familia porque en pocos meses van a ver los cambios. No tenemos por qué estar echando gente, sino probablemente tomando gente.

¿Cómo es esa relación? Porque Macri hace unos meses le dijo a los empresarios en IDEA “yo los conozco a todos”.

Si, los conoce a todos.

¿El gobierno espera más de los empresarios?

En una economía socialista, el que toma las decisiones bien o mal es el ministro de Economía o el dictador. En una economía de base privada, donde se respeta la propiedad privada, la que toma las decisiones es cada persona cuando produce algo, vende o lo que sea. Los que tienen que tener buenas expectativas y hacer inversiones para generar empleo son los empresarios. Es muy importante que los tipos piensen que nos va a ir bien porque si piensan que nos va a ir mal toman posiciones defensivas y de raje en lugar de invertir para el crecimiento.

Macri les dice a los empresarios: no se coman la historia de que estamos yendo para atrás y empiecen a despedir gente por las dudas porque vamos a ir para adelante y después les va a faltar gente.
Siendo un empresario que dio el salto a la política y que cree en una economía de base privada. ¿Cuál es el rol que le asigna al Estado?

Para Cambiemos, el rol del Estado es muy activo. Si vos agarrás a los ultraliberales, vas a ver que las críticas a Macri son más feroces que las de los kirchneristas. El gobierno tiene una confianza muy marcada en que el Estado va a ser un enorme generador de empleo con las obras públicas, con las obras de infraestructura, con una inversión enorme de caminos, de trenes, puertos, de energía. Y además, el Estado tiene que tener un rol muy activo en educación, en la formación y en el fomento del emprendedorismo.

Cambiemos y los extremos

Usted repite que el gobierno tiene que alejarse de los extremos ideológicos y ubicarse en un “extremo centro”.

Sí, soy un extremo centro y me gustaría que el gobierno siga mi línea, jaja.

¿No hay extremismo en algunos sectores de Cambiemos?

No sé, debe haber algunos extremistas. Pero me parece que el centro de Cambiemos los modera rápidamente.

Elisa Carrió habló de ajuste brutal, de Angelici como operador, de que Caputo tiene que vender sus empresas y de que Grindetti era un corrupto. ¿Cómo ve su rol?

Yo creo que las personas críticas te ayudan más que los olfas. Los que te dicen que está todo bien y que hacés todo bien son lo que te hacen equivocar. A Carrió la veo como una especie de tábano crítico y su crítica ayuda. A veces tiene razón a mi criterio y a veces no. Incluso algunas críticas me ha hecho a mí, pero bueno. No hay que enojarse.

Hay aliados que temen que Cambiemos ejercite también el capitalismo de amigos, una marca del gobierno anterior.

Bueno, no va a pasar eso. Me parece bien que nos digan no queremos que pase esto. Yo tampoco. Yo no quiero que haya Lázaro Báez en Cambiemos.

Cuando Carrió pide que Caputo venda sus empresas. ¿Coincide?

¡No, cómo voy a coincidir. Que Caputo haga lo que quiera!. Lo que digo es que no hay que darle privilegios a Caputo como le daba el gobierno anterior a Cristóbal López o a Lázaro Báez. No quiero un Lázaro Báez amarillo.

No hay que darle privilegios a Caputo como le daba el gobierno anterior a Cristóbal López o a Lázaro Báez. No quiero un Lázaro Báez amarillo.
Usted dijo alguna vez que Carrió habla más rápido de lo que piensa.

¿Lilita? Si, a veces sí. La lengua le va más rápido que el cerebro. Eso le pasa porque a veces se divierte con una idea que le hace gracia y no puede refrenarse. Prefiere hacer el chiste que pensar con más tranquilidad. Lo hablé muchas veces con ella, fui a comer varias veces a su casa.

La SIDE y los jueces

¿Por qué el gobierno sigue demorando el envío de los pliegos de las autoridades de la ex SIDE al Congreso?

Faltan todavía mandar algunos pliegos de algunos funcionarios. Del Banco Central, de la AFI, de algunos organismos. Pero no hay un motivo especial para eso.

Carrió y Gustavo Vera sostienen que hay un sector ligado a Stiuso que volvió a la inteligencia con las nuevas autoridades, Darío Richarte, Juan José Gallea.

Hay un sistema de basura de usar los servicios de información del Estado para beneficio privado. No soy un especialista en inteligencia, no sé si estos tipos siguen dando vueltas y se reciclan. Ni siquiera sé si un espía se retira, por ahí te dicen se retiró tal y el tipo sigue espiando. La verdad que no sé.

En la causa del dólar futuro, dijo que no había denunciado ni a la Presidenta ni el ministro de Economía. ¿Hay una justicia independiente o hay una justicia que condiciona a la política?

No creo que haya que juzgar instituciones por la conducta de las personas. Habrá jueces que no son independientes, jueces que actuaron mal y otros que actuaron bien. Lo qué se es que el gobierno les dice actúen con libertad y actúen de acuerdo con la ley. Nosotros no le vamos a dar instrucciones, no vamos a buscar jueces que obedezcan lo que el presidente dice. Si alguno se equivoca o es un sinvergüenza, para eso está el Consejo de la Magistratura.

¿Macri no da una señal contradictoria cuando le acepta la renuncia a Oyarbide en lugar de habilitar el juicio político?

Esteeee…Si, no, yo le pedí 4 juicios políticos a Oyarbide y el Consejo de la Magistratura anterior me los fue tratando de a uno como si fueran irregularidades puntuales y uno veía que en realidad tenía una manera irregular de actuar. La mayoría kirchnerista hizo ese truco y no lo echó. Hay las dos opiniones.

¿Y usted qué piensa?

A mí me hubiera encantado que lo eche el Consejo de la Magistratura.

¿Qué pasa en el Senado? ¿Pichetto está más cerca de posiciones como la suya que del kirchnerismo?

A Pichetto lo veo representando los intereses del peronismo. Aunque no tengo por qué opinar, eso me parece bien. Creo que representa a los gobernadores peronistas, a los sindicatos peronistas y actúa en consecuencia. El cree que desde ese lugar se puede trabajar por Argentina y nosotros también.

Los gobernadores peronistas van a ser aliados en el sentido común. Pero el peronismo debe decidir si va a ser una parte central del sistema democrático o va a tirar piedras.
Es algo bien distinto del comportamiento del kirchnerismo.

El kirchnerismo tenía un concepto distinto del poder, que era que todas las decisiones las tomaban dos o tres personas y todos los demás tenían que hacer la venia, aunque no les gustara. Yo comparto que debe haber un nivel de representatividad más amplio en la democracia y no tan autocrático.

El gobierno tiene como aliados a los gobernadores del PJ.

En algunas cosas sí y en otras no. Los tiene como aliados en el sentido común, en la necesidad de tomar las medias básicas para gestionar, administrar y preservar el funcionamiento del gobierno. En la responsabilidad, los tiene como aliados. Y eso es mucho para un país.

¿Cree que eso deja sin margen de acción al kirchnerismo y a Cristina en la política que viene?

No. Creo que el peronismo debe tomar la decisión de si es una parte central del sistema democrático –como siempre fue- o si se transforma en un grupo más marginal, más extremista, más tirapiedras, más anti-sistema. Es una opción que debe hacer el peronismo, yo no sé, aunque creo que va a decidir por lo primero. En un gobierno democrático, toda la responsabilidad no es del Poder Ejecutivo, la oposición tiene mucha responsabilidad. Y en este momento más porque la oposición tiene mayorías marcadas en las dos cámaras, especialmente en el Senado.

Fuente: La Politica Online