La ley antidespidos ya es la novela del año en el Congreso y cada fuerza política tiene su carta a jugar.

El FpV-PJ, que parece empezar a disfrutar su rol opositor, convocó a una sesión especial para el jueves a las 10.30 para tratar el proyecto aprobado en el Senado, que impide los despidos por seis meses y fija una doble indemnización sólo si el trabajador decide irse.

La convocatoria se dio pese a que, como adelantó LPO ayer, Gabriela Michetti no envió el proyecto, un trámite formal pero necesario para solicitar una sesión especial.

Cansados de esperar, los kirchneristas convocaron a sesión igual, con la idea de denunciar a Michetti si insiste en guardar el proyecto debajo del escritorio.

En realidad, es tanto el desorden en el Congreso por estos días que Héctor Recalde no sabe bien si la vicepresidenta está jugando a las escondidas o no sabe que está pasando, porque recién el fin de semana volvió de New York.

Recalde logró hablar con Federico Pinedo, pero no hubo caso: hasta esta tarde, en mesa de entradas de Diputados no estaba el proyecto.

Entusiasmados, los kirchneristas se pusieron a operar y lograron que el pedido de sesión especial tuviera la venia de la izquierda y el progresimo. Lo firmaron Omar Plaini (Cultura, Educación y Tranajo), Alicia Ciciliani (Partido Socialista), Myriam Bregman (PTS-Frente de Izquierda), Victoria Donda Pérez, Federico Masso, Graciela Cousinet (Libres del Sur) y Alcira Argumedo (Proyecto Sur-UNEN).

Por el FpV-PJ lo hicieron los diputados Recalde, José Luis Gioja, Abel Furlán, Edgardo Depetri (FPV-PJ). Recalde llamó a sus pares del Frente Renovador y el bloque justicialista, pera preguntarles si estaban dispuestos a bajarse a sesionar.

Ninguno se mostró muy entusiasmado en apurar el trámite, aunque la posibilidad de quedar bloqueando la ley no los entusiasma. Mañana puede haber novedades, por tanto el bloque de Sergio Massa como el de Diego Bossio se reunirán para definir posturas.

El plan del FpV-PJ no es otro que exponer a Cambiemos, que si bien no puede evitar que haya mayoría simple sí está en condiciones de impedir los dos tercios si sienta a sus diputados.

“Massa deberá tomar una definición entre acompañar al Gobierno de Macri o frenar los despidos”, desafió Depetri.

Y sólo con dos tercios el proyecto puede ser sancionado sin paso previo por Comisión. “¿Si los gremios se convocan se van animar a quedarse afuera del recinto?”, se preguntaban los kirchneristas. Pronto lo sabrán.

Fuente: La Politica Online