El propio Mauricio Macri decidió hoy escalar la tensión con Hugo Moyano, que el viernes encabezó un acto que movilizó a cientos de miles de personas y unificó detrás del rechazo al ajuste, a cuatro de las cinco centrales obreras.

El presidente le envió un fuerte mensaje de manera indirecta al líder de la CGT Azopardo, quien lo desafió no sólo con la movilización del viernes sino con su candidatura a la AFA, tal como adelantó LPO. Macri no quiere bajo ningún concepto al camionero manejando al fútbol, una decisión que no todos comparten en el Gobierno porque estiman que sería el puente de oro ideal para sacarlo de la pelea político-sindical.

“Sacamos las retenciones a cualquier tipo de exportación, sean industriales, mineras, o del campo, para generar más trabajo”, afirmó Macri y agregó molesto: “Por eso no entiendo cuando algunos dicen que es para beneficiar a un sector”. “¿Será ignorancia o es mala fe?”, se preguntó de manera retórica y con un mensaje teledirigido.

Macri defendió la baja de las retenciones a las mineras y el campo y trató de ignorante al que no entiende sus beneficios. Fue un mensaje directo a Moyano que venía de criticar esas medidas por radio.
Es que justo esta mañana Moyano criticó al Gobierno porque “han tomado medidas con el campo, con las mineras, pero no han tenido en cuenta que los salarios han quedado relegados”.

“Es un gobierno que muestra debilidad ante los grupos de poder”, indicó el líder de la CGT y remató: “Entiende menos de política que yo de capar monos”.

Lo mismo había dicho el camionero en su discurso de cierre del acto del viernes, en el que repitió en varias ocasiones que Macri beneficiaba a un “sector” con la quita de retenciones.

“Moyano tiene un problema de dimensión: habla de un tipo que fundó un partido hace doce años y llegó a la presidencia sin ser peronista ni radical, muestra quién es el que no sabe de política”, retrucaron a LPO desde Casa Rosada.

Frente al impactante desafió de la movilización que lideró el camionero, en el Gobierno volvieron a utilizar la misma fórmula discursiva que implementaron luego de la reaparición de Cristina Kirchner con un acto multitudinario frente a los tribunales de Comodoro Py: La foto de Moyano es una imagen del “pasado” que la gente quiere dejar atrás.

En ese sentido, un sector del gabinete -liderado por Marcos Peña- le sugiere a Macri que no ceda ante la presión del camionero y aseguran que la presencia de Daniel Scioli, Aníbal Fernández y La Cámpora en la movilización del Día del Trabajador, contribuyó a aumentar la “antipatía” de la sociedad con Moyano, lejos de degastar a Macri. No por nada Marcos Peña nombró a Aníbal Fernández ni bien le preguntaron por el acto del viernes.

En ese contexto, le recomiendan a Macri que, tal como hizo con el contacto directo con la “gente” en sus recorridas de campaña, se muestre junto a los “trabajadores”, como suele hacer durante la semana cuando visita fábricas y como hizo ayer en el sede del sindicato de los Gastronómicos. El problema en todo caso que enfrenta Macri es que sus visitas de “timbreó” al voleo en bajadas la Conurbano, tuvieron que suspenderse por los distintos episodios de reclamos de la gente que tuvo que soportar y ahora se reducen a entornos cerrados y controlados por la Casa Rosada, como ocurrió esta mañana en La Noria o ayer en el gremio de gastronómicos.

Allí faltó el líder del gremio, Luis Barrionuevo. Según dijeron a LPO desde el Gobierno, el Ejecutivo no estuvo detrás de esa ausencia. Quien sí se sacó una foto con un sindicalista fue el jefe de gabinete, que hoy recibió a Gerónimo “Momo” Venegas, uno de los pocos ausentes en la movilización de la semana pasada y que el Gobierno quiere como aliado en la interna sindical.

En el Gobierno, sin embargo, hay voces que le sugieren a Macri que no profundice su enfrentamiento con el líder de la CGT, como hizo hoy y ayer, cuando directamente habló de líderes sindicales que “abusan de su rol” para construir organizaciones “mafiosas”.

“Si lo enfrentamos y perdemos, fuimos”, se sinceraron ante LPO desde el Ejecutivo y recuerdan que la debacle de Fernando de la Rúa comenzó con un enfrentamiento directo con Moyano, al mismo tiempo que tomaban medidas que afectaron a la clase media, la base electoral de la Alianza, que tiene muchos puntos d eocntacto con los sectores que apoyan al macrismo.

En ese entonces fue un ajuste de salarios y jubilaciones, ahora, como cuestionó el propio camionero en el escenario de Paseo Colón e Independencia, es el aumento de tarifas, los despidos y la inflación.

Fuente: La Politica Online