La división del ex Ministerio de Economía en una serie de carteras aun no logra una coexistencia coordinada. En medio de la superposición de roles y declaraciones, se suman los dichos del presidente del Banco Central (BCRA) que, haciendo uso de su flamante autonomía, discrepó con los pronósticos de Economía.

Federico Sturzenegger, titular del BCRA, se reunió con supermercadistas como parte de su agenda de reuniones periódicas con economistas y actores relevantes para familiarizarse con el funcionamiento de cada sector. De la reunión también participaron e vicepresidente del organismo, Lucas Llach; el gerente de WalMart y los presidentes de Carrefour, de Cencosud (que controla Disco, Jumbo y Vea) y de La Anónima. El presidente de esta última es Federico Brown, quien además de ser vicepresidente de la asociación que nuclea a los grandes hipermercados, es el tío del secretario de Comercio, Miguel Brown, cuya responsabilidad es controlarlos.

Según difundió el Cronista, Sturzenegger quería evacuar una duda: la rentabilidad del sector y la estrategia de fijación de precios por su incidencia en la inflación “núcleo”, que es la que sigue para decidir sobre la tasa de interés de Lebacs. Es que los hipermercadistas son señalados como los principales responsables de los aumentos en los alimentos.

“Sturzenegger quiso interiorizarse de los temas del sector, pero no sé cómo habrá caído esta reunión en el ministerio de Producción o en el Palacio de Hacienda”, dijeron los presentes.”
Los empresarios desmintieron esto y aseguraron que su estrategia consiste en general en remarcar entre un 20 y un 30% los precios mayoristas y que esto redunda en una rentabilidad del 2%, mientras que, para un conjunto de 500 bienes de primera necesidad, el margen lo ponen de acuerdo a los precios que tiene la competencia.

Por su parte, los supermercadistas preguntaron por el control de precios a lo que las autoridades del BCRA respondieron: “No es una política que esté en el espíritu de este gobierno, ya que sostenemos el libre mercado. El programa de Precios Cuidados no es algo con lo que nos sentimos cómodos, no está alineado con este gobierno, ni creemos que tengamos que controlar el libre juego de la oferta y la demanda, pero en el corto plazo nos ayuda a contener las expectativas hasta que baje la inflación”.

“Sturzenegger quiso interiorizarse de los temas del sector, que le tocan indirectamente porque la gestión de la inflación es potestad del Banco Central por el nivel de circulante, pero no sé cómo habrá caído esta reunión en el ministerio de Producción o en el Palacio de Hacienda”, dijeron los presentes.

La respuesta no tardó en llegar. El mismo día que este encuentro se hizo público, el ministro de Producción, Francisco Cabrera, insistió en la implementación del programa Precios Cuidados y amenazó en una entrevista a radio Mitre con “castigar a los empresarios” que no respeten el programa y apuntó a los hipermercadistas como responsables “en parte” de la inflación.

“La gran subida de precios fue el 4 de diciembre, unos días antes de que asumiéramos; esto lo hicieron con la expectativa que la unificación del tipo de cambio no iba a ser tan exitosa y, por lo tanto, (el dólar) iba a estar en alrededor de 22 pesos. Se equivocaron, subieron los precios e impactaron por supuesto en la inflación”, se lamentó el ministro, que se mostró impotente frente a los empresarios porque “no vulneraron una ley” aquellos que “subieron precios de manera descontrolada o desmesurada, sobre todo al inicio del gobierno”.

“Es cierto que, en parte, por supuesto que los responsables de la fijación de precios son los supermercados”, reconoció Cabrera y advirtió que la ley sí “nos da la chance de castigar a los empresarios, si no cumplen con un acuerdo que hemos hecho que es Precios Cuidados”, alertó.

En ese marco, el titular de Producción reflexionó que “aún los supermercadistas más crueles o más responsables socialmente (saben que) en economías donde no hay inflación no se suben los precios y en la en la Argentina hay un contexto inflacionario que va a cambiar hacia fin de año”.

El enfoque monetarista para bajar la inflación de Cambiemos considera que la suba de precios es causa del exceso de emisión y por ello el Banco Central debe reducir la cantidad de dinero circulante, en este caso mediante la emisión de Lebacs. Por el lado de la demanda de bienes, descreen de los controles de precios como dijo Sturzenegger. Sí creen que con más y mejor información, los consumidores van a estar en mejores condiciones de no convalidar subas de precios. Por eso en una semana verá la luz el sistema de información de precios geolocalizados, la app de Precios Claros.

En este sentido, los consumidores ya anticipan que los precios serán retocados antes de la puesta en marcha de este programa para llegar “maquillados” a la inauguración de la app y no necesitar retoques en los primeros días.

¿Quién está a la cabeza de Economía?

La coincidente suba en el perfil de Sturzenegger coincide con una baja momentaria en las apariciones públicas de Alfonso Prat Gay. Por eso los supermercadistas leyeron entre líneas que la reuión se trató más de una postulación del actual titular del Banco Central a ministro de Economía. “La sensación que nos quedó picando fue que la reunión fue más de agenda personal, como proyección personal a mediano plazo, para estar bien rankeado en un eventual ascenso a Economía”, coincidieron.

De momento, Sturzenegger sigue haciendo presentaciones cada vez más frecuentes en un despliegue de autonomía propia del futuro regimen de metas de inflación en el que entraremos en septiembre. Para ello fortalecer la confianza en la palabra del presidente del Banco Central es crucial. Hoy en el 33° Congreso de IAEF, aseguró que en 2019 la inflación será del 5%.

Sin irnos tan lejos, la reputación de Sturzenegger se juega en su primer pronóstico: 1,5% de inflación mensual para septiembre. El BCRA hace sus propias mediciones de seguimientos de precios y mantiene, en línea con lo que sucede en otros países, reuniones frecuentes con distintos sectores como ser los hipermercadistas.

Sin embargo, parece que faltan reunirse dentro del mismo equipo de Cambiemos. Mientras Sturzenegger habla de una más que deseable caída de la inflación para septiembre, el “mejor economista de Cambiemos” según los premios Milton Fridman y director del BICE, Eduardo Levy Yeyati, ya contradijo al mismo titular del Banco Central.

En la presentación del fondo SBS Crecimiento, Levy Yeyati le dio la derecha respecto de que la inflación “núcleo” está cayendo, pero estimó que va a converger al 2% una vez que se dé comienzo al ambicioso plan de infraestructura del Gobierno y así Sturzenegger no va cumplir con su primera promesa.

El número del director del BICE es un 33% más alto que el estimado por el titular del BCRA. Lo atribuye a que el “núcleo” del a inflación baja por la caída del consumo, pero se sostiene por el traslado de segunda vuelta a los precios por el alza de los costos de producción. Una vez que el plan de infraestructura estimule la demanda y el consumo repunte, la inflación será más alta.

Además, Levy Yeyati, opinó respecto del debate entre el Banco Central y el Ministerio de Hacienda por las altas y aseguró que primarán las consideraciones políticas si la cosa se pone muy urgente, en un claro mensaje a Sturzenegger.

Y mientras tanto, el desempeño del ministro devenido en emisario comercial cobra sus frutos. Aunque se trate de la política automotriz y como tal sea una inmiscusión en la cartera de su par Cabrera, Prat Gay logró que Mary Barra, la presidente global de la General Motors, anunciara hoy más inversiones para, a partir de 2017, fabricar motores de aluminio de última generación de GM en Sudamérica. El anuncio lo hizo tras presentar en Rosario una inversión ya concretada de $740 millones para la producción del Nuevo Cheverolet Cruze.

Fuente: La Politica Online