El gobernador de Salta, Juan Manuel Urtubey, no logró alinear a sus diputados en contra de ley antidespidos, que ayer había rechazado públicamente y hasta respaldó la idea de Mauricio Macri de vetarla.

Pero este mediodía dos de los tres diputados salteños que le responden estuvieron sentados dando quórum junto al kirchnerismo, pese a que la mayoría de la oposición prefirió no aparecer por el recinto para no quedar pegada a la estrategia del FPV.

Los dos salteños presentes fueron dos de sus dirigentes más cercanos: Javier David y Pablo Kosiner, ambos del Bloque Justicialista. Quien pegó el faltazo fue Evita Isa, también integrante de esa bancada e hija del vicegobernador salteño.

“Un eventual veto no es algo dramático, es una herramienta constitucional”, había afirmado ayer Urtubey, que con seguridad respondió luego que “sí” vetaría la ley si fuese el presidente. El mandatario también se refirió a quien impulsan la medida (entre los que se cuentan a sus legisladores) y opinó que lo hacen porque “pareciera prima facie políticamente correcto, con una enorme dosis de voluntarismo”.

Alineado a Macri, Urtubey incluso utilizó el mismo argumento para rechazar el proyecto. “Si con la ley pudiéramos modificar la realidad, mañana haríamos una para prohibir la infelicidad”, chicaneó.

Lo cierto es que la actitud de hoy no es nueva ya que en el Senado había sucedido lo mismo. Allí, hasta su hermano Rodolfo fue a la sesión y votó a favor de la media sanción del proyecto. Simplemente se limitó a pedir excluir a las Pymes, pero a pesar del rechazo a esta propuesta terminó votando positivo. La otra senadora salteña, Cristina Fiore, estuvo ausente.

El gobernador buscó despegarse de la actitud de los suyos y aseguró días atrás que él no maneja a los senadores salteños, una explicación que parece naif simplemente considerando que uno de ellos es su hermano.

Fuente: La Politica Online