Florencio Randazzo prepara su vuelta a la política y ya tendría el apoyo de cerca de 15 intendentes para su candidatura a senador, que tantea con ganas pero aún no blanqueó.

Los contactos del ex ministro con los alcaldes nunca se cortaron y desde principios de año vienen coincidiendo en cafés o charlas telefónicas, una buena onda que empezó a tomar el tono de la rosca política.

Ahora incluso salieron a levantarlo dirigentes del sciolismo como Guido Lorenzino y Santiago Montoya, que lo señalan como un posible líder de la “próxima etapa”.

El ex diputado provincial dijo nada menos que Randazzo “puede ser la mejor persona que genere empatía con los bonaerenses” y que debe ser la representación del peronismo a nivel provincial y nacional para “la próxima etapa”.

Mientras el ex director de Arba, manifestó esta mañana que el hombre de Chivilcoy puede ofrecerle a la gente “un peronismo modernizado y lógico”.

Randazzo fue ministro de Gobierno y jefe de Gabinete bonaerense durante la gobernación de Felipe Solá, desde donde supo tejer con los intendentes. Esos lazos son los que retomó el ex funcionario en las últimas semanas, para tantear también la situación social de la provincia. Se sabe, los alcaldes son el primer mostrador ante los vecinos.

Pese al operativo clamor, en el círculo político del ex ministro señalaron a LPO que Randazzo eligió “la prudencia y el bajo perfil” y que todavía “no tiene definido ninguna candidatura”. Se verá hasta cuándo mantendrá esa distancia mediática.

También estuvo reunido con María Eugenia Vidal, en un encuentro que ocurrió hace un mes aunque trascendió en los últimos días. Fue invitado por la gobernadora para dialogar sobre la gestión de la provincia, tal como hizo la primera mandataria con Solá.

Algunas versiones buscaron pegar a Randazzo con el PRO, cosa que descartaron de plano las fuentes consultadas. Aseguran que al “Flaco” esa reunión “no lo destiñe” y sostienen que él construirá con los intendentes, gobernadores y legisladores del peronismo. De hecho, se ocupó de señalarle al macrismo su preocupación por el aumento de tarifas, inflación y despidos, según el relato de los randazzistas.

Con todo, es de manual que al Gobierno le sirve el trabajo sobre Randazzo para opacar a Daniel Scioli que trabaja para encabezar la lista legislativa del PJ y para bajarle el precio a su por ahora aliado Sergio Massa, que debe renovar banca el año que viene.

Si bien aseguran que Randazzo tiene diálogo con todos los intendentes, hay algunos que ya blanquearon sus preferencias. Es el caso de Gabriel Katopodis, con un perfil político similar al del ex ministro. El alcalde de San Martin declaró esta semana que quiere a Randazzo de protagonista el año que viene.

El hombre de Chivilcoy mantuvo encuentros y charlas con Martín Insaurralde, Fernando Gray, Eduardo “Bali” Bucca, Gustavo Menéndez, entre otros jefe comunales del peronismo dialoguista. También tiene buena relación con los kirchneristas de Berazategui, Mussi padre e hijo.

Con José Luis Gioja, el flamante presidente del PJ, vienen conversando desde la ruptura en Diputados, que Randazzo habría pedido evitar. Lo mismo ocurre con Gildo Insfran y con Sergio Uñac, el sucesor del diputado sanjuanino.

“Randazzo entiende que hay un escenario político nuevo y quiere apoyar a los dirigentes con territorio, con una diferenciación clara del gobierno”, dijo un hombre que trabaja en su armado.

“Su especialidad y su capital político es la gestión. Y entiende que hay que darle contenido a este nuevo proceso. Hay que discutir sobre el rol del estado, de la política, de la modernización de la gestión y la descentralización”, concluyó.

Fuente: La Politica Online