Florencio Randazzo fue hoy al Senado a charlar sobre su futuro político con Miguel Pichetto, jefe del bloque FpV-PJ, donde mantiene un duro enfrentamiento con los referentes de La Cámpora, enemigos del ex ministro del Interior.

La reunión fue organizada por el senador Julio Catalán Magni, flamante presidente del partido Hacer por el Progreso social, el sello que tiene Randazzo para competir en las elecciones de 2017 por la provincia de Buenos Aires.

Todo un mensaje a Sergio Massa y a Cristina Kirchner, los otros actores de la oposición que aún no blanquearon sus cartas.

Como explicó LPO, el ex ministro habló con unos 15 intendentes bonaerenses para tantear apoyos a su candidatura a senador nacional, una elección que suele posicionar a presidenciales cuando se hace en las legislativas.

En 2001 posibilitaron el retorno a la política activa de Eduardo Duhalde y dos meses después fue elegido presidente por la asamblea legislativa. Y cuatro años más tarde marcaron el primer triunfo rimbombante de Cristina Kirchner, que la dejó a las puertas de la Casa Rosada.

Randazzo lo sabe y está tranquilo. “Responde con evasivas. Su misión en estos meses es sumar popularidad y sondear apoyos”, confesó a LPO uno de los pocos dirigentes que le siguen su agenda.

Ansioso, Pichetto le preguntó sobre sus próximos pasos y el ex ministro no abandonó el protocolo, pero supo dejar esperanzas.

“No negó que fuera a ser candidato. Y en esta época es mucho”, contaban cerca del rionegrino, golpeado tras el destrato que sufrió de los senadores de La Cámpora en la última reunión de bloque.

Los senadores ligados a Cristina Kirchner, que se reunieron con ella hace un mes, le reprocharon haber armado la última sesión junto al Gobierno sin incluir temas propios.

Curioso: en ese grupo la mayoría pidió por Randazzo presidente hasta que Cristina lo sacó de carrera y proclamó la fórmula Scioli-Zannini. Su decisión la enfrentó a su ex ministro por siempre.

Con la reunión de hoy, Pichetto logró fortalecerse porque los kirchneristas aún no tienen una figura para competir en la Provincia, donde sueñan con una candidatura de la ex presidenta, cada vez más lejana ante los escándalos de corrupción.

Fue, además, una muestra de apoyo del núcleo duro del PJ, del que el jefe del bloque FpV-PJ se declara discípulo. Curioso: el flamante vicepresidente del PJ es Daniel Scioli, a quien en le peronismo señalan como posible candidato a diputado en Buenos Aires, en la misma lista que tenga a Randazzo senador.

La reunión de hoy en el Senado tuvo otro dato de color: se dio una vuelta Federico Pinedo, presidente provisional del Senado. Al Gobierno le interesa y mucho que el ex ministro le baje el precio a Massa y reitre a Cristina.

Randazzo buscó mostrarse suelto. Permaneció dos horas junto a Pichetto y Catalán Magni, con quien luego caminó las dos cuadras que separan el Congreso del edificio anexo, la ex sede de La Caja, donde el fueguino tiene su despacho.

“Quiere ver como lo saluda la gente”, explicaban sus asesores. También sondeó por las redes sociales con un hashtag #randazzovuelve, virilizado como slogan de su campaña, donde muchos cibernautas le agregaron un “Chau Cristina”.

Su delfín Catalán Magni ya consiguió como hacer que hablen de él en el Congreso: el martes presentó un proyecto para que haya “alcoholemia cero” para los conductores en todas las rutas del país, un viejo anhelo de Randazzo.

El proyecto comenzará a tratarse pronto en comisiones y si llega al recinto el ex ministro tendrá otros segundos de prime time. Ideales para comenzar la campaña.

Fuente: La Politica Online