El disenso con los cambios en las elecciones primarias del proyecto de reforma electoral es sólo la punta del iceberg de una serie de críticas a los borradores que emergen no sólo desde la oposición, sino también en el seno del gobierno.

A tal punto llegan las diferencias que Mauricio Macri ya tiene un grupo secreto -ajeno al ministro del Interior, Rogelio Frigerio, y al secretario de Asuntos Políticos, Adrián Pérez- que lo asesora directamente en el tema.

Si bien el grupo está conformado por varias personas, LPO pudo saber con rigor el nombre de dos de ellas. Una es la diputada nacional Silvia Lospennato, quien encabezó la lista del PRO en la Provincia luego que Fernando Niembro renunciara en plena campaña a raíz de la polémica por los millones que su productora, La Usina, facturaba al Gobierno porteño.

Otro es el diputado nacional Lucas Incicco, quien además es apoderado del PRO en Santa Fe. Como vocero del partido, Incicco fue uno de los primeros en pedir “prudencia” cuando tanto Miguel Del Sel como Miguel Lifschitz se manifestaron, al mismo tiempo, ganadores de la elección en esa provincia.

Tanto Lospennato como Incicco, son las cabezas del grupo que trabaja de manera independiente y fuera de quienes -por orden de Frigerio- arman la reforma en los despachos del ministerio del Interior. Según pudo saber LPO, además de ellos dos, hay otros cuadros políticos y más abajo personal con perfil técnico.

En los últimos días, trascendió la decisión del gobierno de demorar la definición del proyecto y su envío al Congreso. Según explican a través de canales oficiales, los motivos estarían vinculados al disenso surgido entre aliados y opositores en torno a los cambios en el sistema de Primarias, a la reglamentación de la boleta electrónica y el debate presidencial.

Sin embargo, las críticas más fuertes emergen de distintos sectores del ministerio. También de aliados de Cambiemos dentro de esa alianza: la UCR y la Coalición Cívica. Desde allí surgen los cuestionamientos más duros a la posibilidad de que las primarias abiertas y simultáneas dejen de ser obligatorias, capítulo que podría integrar la reforma política que impulsa el Gobierno.

A mediados de mes, en una reunión entre el Presidente junto a Frigerio y Adrián Pérez, se había convenido en el 30 de mayo como la fecha posible para la presentación formal del proyecto y en un acto público a realizarse en el Centro Cultural Kirchner o el Museo del Bicentenario. Pero el disenso llevó a postergar la presentación.

Pérez (encargado de la reforma) no quiere llevar al Congreso un borrador abierto y su idea es acotar al máximo la discusión dentro del Parlamento. Sucede que Pérez conoce de rosca legislativa, luego de varios mandatos como diputados.

Fuente: La Politica Online