El gobernador radical Alfredo Cornejo, se sumó a la rebelión que se extiende en todo el país contra los tarifazos que dispuso el gobierno de Mauricio Macri. El mandatario de Mendoza viene exhibiendo crecientes muestras de autonomía de la Casa Rosada, desde que consiguió en el exterior quinientos millones de dólares para auxiliar las devastadas arcas provinciales.

Cornejo pedirá mañana a la jueza federal Olga Pura de Arrabal, que extienda a todo Mendoza su decisión de anular la aplicación del nuevo cuadro tarifario que dispuso para la zona norte de la provincia días atrás.

La jueza le ordenó ademas al Enargas a elaborar un nuevo marco tarifario. es tan abierto el desafió de Cornejo a Macri y su ministro de Energía, Juan José Aranguren, que se presentará en la justicia junto a los intendentes del sur de la provincia, algunos de ellos peronistas.

La decisión fue anticipada por el secretario de Servicios Públicos, Sergio Marinelli, quien ratificó que el gobierno de Mendoza busca la suspensión inmediata de todas las resoluciones que modificaron el cuadro tarifario.

Además, dijo que solicitarán extender la acción por el período de seis meses para establecer nuevos acuerdos con el Ministerio de Energía de la Nación y elaborar un cuadro tarifario razonable para los usuarios mendocinos.

Mendoza se suma así a la rebelión de provincias como Chubut, que a instancias del peronista Mario das Neves, logró bloquear el tarifazo. Lo mismo está pasando en el Conurbano bonaerense, donde cinco intendentes ya empujan ante la justicia la suspensión del aumento.

El gobierno trató de atemperar la rebelión con una cumbre encabezada por Frigerio y Aranguren con gobernadores de todo el país, pero la propuesta oficail tuvo gusto a poco y no logró desactivar la resistencia.

El tema ya es analizado por diversos actores políticos como “la 125 de Macri para la clase media”, en referencia al creciente descontento social en ese sector que está generando la medida, que de extenderse los amparos podría quedar trunca.