El juez federal Claudio Bonadio dispuso hoy la “inhibición general de bienes” contra la ex presidenta Cristina Fernández, en el marco de la causa por las operaciones de dólar a futuro.

La decisión del juez sobrevino al acto formal de notificación del embargo de 15 millones de pesos que le aplicó cuando dictó su procesamiento.

La ex presidenta asumió un virtual desconocimiento del embargo, que sus abogados ya apelaron ante la Cámara Federal porteña y están sujetos a revisión por ese tribunal de alzada.

En la notificación, la ex jefa del Estado deslizó que no satisfacía el monto embargado, por lo cual el juez dispuso inmovilizar todos sus bienes declarados.

Al salir de tribunales, Cristina Kirchner dijo desconocer sobre la inhibición general de bienes.

Cuando se retiraba por una puerta lateral del edificio, fue consultada por periodistas sobre esa situación, a lo que respondió que sólo se había notificado: ”Es firmar un papel, nada más”.

Sobre la inhibición, miró a su abogado, Carlos Beraldi, quien tampoco pareció estar al tanto de la medida dispuesta por Bonadio.

La ex presidenta permaneció hasta poco antes de las 14 en el interior de Comodoro Py 2002.