El kirchnerismo está dispuesto a ensuciar la carrera de Susana Malcorra para presidir la ONU, con la denuncia que pesa en su contra por supuesto encubrimiento de abusos de menores realizados por fuerzas de paz en la República Centroafricana, cuando la ahora canciller era mano derecha de Banki Moon.

El diputado Guillermo Carmona, vicepresidente de la Comisión de Relaciones exteriores, logró el compromiso de detallar la denuncia por parte de Anders Kompass, ex funcionario de la ONU y uno de los denunciantes de Malcorra.

Kompass fue director de la División de Operaciones sobre el Terreno y Cooperación de la ONU y esta tarde estaba dispuesto a brindar una teleconferencia para despotricar contra la canciller.

No pudo ser porque Carmona no supo qué tecnología usar, pero tarde o temprano brindaría su testimonio.

Como explicó LPO, el diputado mendocino hizo referencia a estas denuncias en la última sesión, cuando confesó que había acordado con la canciller no consultarle sobre el tema en su visita a la Comisión, en una reunión gestionada por el diputado del PRO Álvaro González.

Elisa Carrió, presidenta de la Comisión de Relaciones Exteriores, pidió una cuestión de privilegio contra compañero, por dejarla afuera del acuerdo secreto.

La chaqueña encendió la chispa para que Carmona vaya en contra Malcorra, si es posible, complicando su candidatura en la ONU.

Además del kirchnerismo, el Partido Obrero, a través de Néstor Pitrola, también presentó un pedido de informes para sabre cómo actuaba Malcorra ante las denuncias sobre abusos sexuales.