La escena llegó a cada living de la golpeada Argentina de 1989. Bernardo Neustadt dejaba la silla vacía en su programa “Tiempo Nuevo”, para hacer notar la ausencia de Carlos Menem a un debate presidencial.

Eduardo Angeloz, el candidato radical, se lamentaba del faltazo de su contrincante, pero a los pocos días caída derrotado con quien sería presidente por 10 años.

Tal vez por ese desenlace, debieron pasar 26 años para que los dos candidatos presidenciales mejor posicionados se midan en un debate y Mauricio Macri, responsable de ese hito, quiere no ser el último en tomar el riesgo de debatir con las encuestas a su favor.

Para eso presentó un proyecto de ley que le otorga a la Cámara Nacional Electoral la facultad de organizar los debates presidenciales con los ganadores de las primarias y, llegado al caso, los finalistas de un ballotage.

Una de las sanciones a los ausentes será la misma que pensó Neustadt en aquella fría noche de 1989: dejar la silla vacía con el nombre del candidato irresponsable.

“La verdad, no pensamos en ese antecedente. Sólo que de alguna forma había que hacerlo notar”, minimizaron ante LPO fuentes del Ministerio del Interior, cuando se les recordó que le habían robado una idea al recordado conductor televisivo.

La otra sanción prevista para los ausentes será la pérdida de un 30% de espacio publicitario asignado por la dirección electoral.

Sin embargo, tras el duelo Macri-Scioli de noviembre, en el Gobierno creen que ningún candidato querrá exponer su ausencia ante un público que el año pasado se prendió como nunca a los debates políticos.

El proyecto fue enviado al Senado el 30 de junio y fue separado de la reforma política, que será debatida en Diputados. “Sabíamos que había muchos proyectos en la Cámara alta y nos pidieron discutirlo ahí”, justifican desde Interior.

Adrián Pérez, secretario de Asuntos Políticos e Institucionales, presentó el proyecto en Senado cuando fue a exponer sobre acceso a la información pública.

Aunque no lo admitan, en Interior saben que la reforma política tendrá arduas discusiones en Diputados, donde Pérez expondrá el 4 de agosto.

Como explicó LPO, el gobernador de Salta, Juan Manuel Urtubey, acompañó a Pérez en la redacción del proyecto por ser pionero en la boleta única electrónica, pero estalló cuando supo que en las primarias sólo se podrá votar a una sola fuerza política. La ley de debates no parece tener resistencia. Aunque haya una silla vacía.