El ministro Rogelio Frigerio sumó al ex candidato de Sergio Massa en Merlo, el peronista Eduardo Varela, señalado en su momento como cercano al barón derrotado Raúl “Vasco” Othacehé.

En medio de la tensión entre el ala purista de Cambiemos -más precisamente los radicales- y María Eugenia Vidal por la incorporación de sectores peronistas a la gobernación bonaerense, el “ministro político” del gabinete puso en marcha su propia maquinaria para absorber dirigentes del conurbano profundo.

El secretario de Interior Sebastián, García De Luca, tuiteó una foto junto a Frigerio y el subsecretario de Asuntos Municipales, Lucas Delfino, para anunciar la flamante incorporación que es además un tiro por elevación al intendente Gustavo Menéndez.

El PRO hizo una pésima elección en este populoso distrito el año pasado, no llegó al 20%, y necesita crecer rápido si quiere sostener la gobernabilidad el año que viene y llegar con una buena base para 2019.

Para eso, mal que le pese a Lilita Carrió y a los radicales, debe sumar a los dirigentes potables que vayan quedando de lado.

En el massimo se burlaron de la movida y afirmaron a LPO: “Que mal que están en el Gobierno que el ministro del Interior sale a comprar punteros del Conurbano” y afirmaron que Varela fue echado del Frente Renovador cuando constataron que “trabajaba” para Othacehé.

Como sea, Ricardo Alfonsín se quejó de esta estrategia con un reciente comunicado, que fue cruzado por su propio correligionario Daniel Salvador, el vice de Vidal. Pero también Delfino salió a pegarle al presidente del comité radical.

Como si fuera poco, días después llega la foto con Varela, que sirve también a modo de advertencia al alcalde dialoguista Menéndez, amigo del PRO pero en el equipo del PJ y el massismo.

Varela fue candidato del FR el año pasado luego de que el “Tano” Menéndez abandonara el massismo y disputara la interna del FPV -que terminó ganando- contra Othacehé.

La estructura de Varela en Merlo es nula pero no deja de ser un mensaje en varias direcciones. Sobre todo, en caso de que el dirigente siga manteniendo relaciones con Othacehé, como las tuvo cuando el barón le cuidó las boletas para enfrentar a Menéndez el año pasado.