La interna de Cambiemos en la provincia de Buenos Aires empezó a marcar el ritmo del Gobierno: Juan Carlos Morán, cercano a Elisa Carrió, abandonará el Registro Nacional de las Personas (Renaper), el organismo con mayor presupuesto dentro del Ministerio del Interior.

Con una decena de direcciones a cargo, el Renaper está a cargo de la entrega de pasaportes y documentos de identidad, con oficinas en cada rincón del país que cimentaron la buena imagen pública de Florencio Randazzo.

Frigerio todavía no supo sacar provecho de esta estructura pero no perderá la oportunidad de hacerlo en un año electoral, donde quiere quedar posicionado como referente político ineludible para 2019.

Como adelantó LPO, junto a Emilio Monzó evalúan candidatos para la provincia de Buenos Aires y uno de los primeros nombres que les surgió fue el del ministro de Educación, Esteban Bullrich.

Pero con los meses esa chance se fue enfriando y aún estudian otras alternativas, sobre todo porque Buenos Aires renueva senadores y diputados.

Mientras tanto, el mayor anhelo de la dupla Frigerio-Monzó es descartar a Jorge Macri y a Carrió, decidida a competir en Buenos Aires, aprovechando su actual residencia en Exaltación de la Cruz.

En el Gobierno no termina de convencer su figura caminando el conurbano, pero sí es bienvenida en la Ciudad de Buenos Aires para acorralar a Martín Lousteau. La salida de Morán apunta a convencerla.

El nuevo jefe del Renaper sería Juan Carlos D’Amico, actual director de Población del organismo e hijo de su ex titular durante la gestión de Carlos Menem, cuando la tecnología no había llegado para cambiarlo por siempre.

D’Amico se encargaría de la gestión pero, según cuentan en la Casa Rosada, sería rodearlo de dirigentes peronistas con diálogo directo con intendentes y gobernadores.

Para disimular el golpe, Morán recaería en algún área de Interior. Una opción, evaluada por estas horas, es un enroque con el subsecretario de Interior, Ricardo Giacobbe, a cargo de la relación del gobierno nacional con los intendentes del conurbano.

En ese caso Giacobbe sería el segundo del Renaper, o sea, ese peronista que busca Frigerio para cotizar sus oficinas en épocas electorales y mantener bien lejos a Carrió.