“La podríamos haber hecho en un ascensor”, bromeaban en el Comité bonaerense de la UCR luego de la reunión de intendentes que encabezó Ernesto Sanz con el titular del partido, José Corral y el vicegobernador Daniel Salvador.

Los jefes comunales de la provincia de Buenos Aires vaciaron el encuentro realizado en la tarde de este martes en el tercer piso de la sede del Comité Nacional, ubicada en Alsina casi Entre Ríos.

La reunión fue armada para analizar la participación de la UCR dentro de Cambiemos, en especial luego de las quejas de un sector del radicalismo bonaerense por el coqueteo del PRO con el peronismo y por la falta de espacios para dirigentes del partido de Alem en el gobierno de María Eugenia Vidal.

Pero más de la mitad de los 43 intendentes radicales de la provincia pegó el faltazo y expuso una magra foto en la que “hay más caciques que indios”, según describieron a este medio en el radicalismo.

“Salvador es buen tipo pero le falta power”, rezongó a LPO uno de los intendentes que participó del encuentro de esta tarde, quejoso por la falta de actitud del vicegobernador para pedir mayor injerencia en el Ejecutivo de Vidal.

El poco concurrido encuentro en Alsina se dio el mismo día en el que Salvador y otros dirigentes radicales de la provincia se reunieron con funcionarios e intendentes bonaerenses del PRO en la sede porteña del Banco Provincia para limar asperezas y acordar una supuesta mayor participación radical en las decisiones de Cambiemos.

Lo que anunciaron luego del encuentro fue “articular políticas al menos dos veces por mes”, una conquista con gusto a poco para los intendentes.