Tras el éxito que representó la protesta de productores frutícolas en Plaza de Mayo, ahora algunos referentes de otras economías regionales en crisis están evaluando la posibilidad de realizar una manifestación de similares características.

Según pudo averiguar La Política Online, hasta el momento los que más avanzaron con la idea son los tamberos. Se trata de un sector fuertemente castigado por las políticas kirchneristas que agravó su situación desde la asunción de Mauricio Macri.

“La protesta de tamberos en Plaza de Mayo puede ocurrir en cualquier momento”, advirtió a este medio el vicepresidente de CRA, Jorge Chemes. “Requerimos planes de urgencia que contemplen salvatajes y ayuda financiera”, agregó el dirigente.

Los tamberos advirtieron la efectividad que tuvo la protesta de productores de peras y manzanas que, no solo logró instalar el tema en la agenda mediática, sino también consiguió que los diputados empiecen a debatir proyectos para solucionar la crisis.

El problema es que en el caso de la lechería, una protesta en Plaza de Mayo requeriría de otro tipo de logística dado que sería necesario trasladar las vacas a pleno microcentro porteño, cuestión que viola la normativa de tránsito vigente.

De todos modos, para los tamberos que impulsan la protesta hay un antecedente favorable. En 2013 la Mesa de Enlace -de la mano de Eduardo Buzzi- llevó una vaca lechera a la sede del Ministerio de Agricultura en Paseo Colón al 900.

La medida, como era de esperar, tuvo alta repercusión por lo novedoso del caso y logró instalar el tema en los medios. Pero ahora los tamberos quieren ir por más y están impulsando la posibilidad de trasladar varios animales y ordeñarlos en Plaza de Mayo.

También, a modo de protesta y al igual que en las últimas manifestaciones realizadas en el interior del país, en la Ciudad los tamberos regalarían miles de litros de leche y entregarían panfletos explicativos de la crisis del sector lácteo.

En dichos panfletos, los productores cuentan que mientras los consumidores pagan alrededor de $ 20 por litro de leche en las góndolas de los supermercados, ellos cobran entre $ 4 y $ 4,50 (un valor por debajo de los costos de producción).

Esto no es todo. A los tamberos se les podría sumar los productores porcinos que cuentan con la ventaja de poder trasladar varios cerdos en un solo vehículo. De hecho, ya hay algunas conversaciones para unificar ambas protestas.

En este caso, la crisis que arrastra el sector porcino se agravó por la apertura de las importaciones que deprimió los valores internos pagados a los productores, pero a la vez produjo una baja en los precios a los consumidores.