Héctor Recalde, el jefe del bloque de diputados kirchneristas, denunció presiones del oficialismo para dar de baja el proyecto opositor de Impuesto a las Ganancias: “Hay demasiadas llamadas telefónicas que son aprietes, con los gobernadores y los senadores, a ver si pueden torcer la mano y evitar que se sancione este proyecto. Es una lógica de látigo y billetera, dicen algunos”.

En diálogo con radio Futurock, el diputado analizó el año de su bloque en la Cámara de Diputados: “Fue un año muy difícil. Nos tenían desplazados. Pero así como fue muy duro el año, la finalización fue buena: conseguimos frustrar la pretensión de fraude a través de la boleta electrónica. Lo del proyecto de ganancias también es bueno. Quiero decirlo sin vanidad: hicimos lo que nuestras convicciones nos dijeron que teníamos que hacer, no cedimos ni un tranco de pollo de nuestras convicciones”.

Finalmente, volvió a criticar al Gobierno afirmando que “se metió en problemas” sólo, ya que quien propuso el tratamiento del tema en las sesiones extraordinarias fue el mismo Poder Ejecutivo Nacional. En cuanto a la posibilidad de un veto presidencial, si el proyecto opositor de ganancias lograra ser aprobado en el Senado, posibilidad que anticipó el gobernador sanjuanino Sergio Uñac, Recalde sostuvo que por el momento sólo hay “muchas idas y vueltas”. “La vicepresidenta de la Nación dijo el primer día que iban a vetar la ley, después que no”, insistió.